Al promulgar las reformas a la Ley General de Educación para agilizar los trámites de revalidación de estudios realizados en el extranjero, especialmente de los mexicanos residentes en Estados Unidos que sean deportados al país, el presidente Enrique Peña Nieto les reiteró a aquellos connacionales que no están solos.

Seguiremos utilizando todos los recursos legales, institucionales y diplomáticos a nuestro alcance para que se respeten sus derechos humanos y su dignidad, y para continuar construyendo aquí, en su tierra, más oportunidades de superación’’.

Desde Palacio Nacional, tras rendir homenaje a Benito Juárez en ocasión del 211 aniversario de su natalicio, y de agradecer a los senadores y diputados federales por aprobar los cambios legales que propuso desahogar mediante el trámite legislativo de iniciativa preferente’’, el titular del Ejecutivo federal explicó que la enmienda permitirá que el proceso de revalidación de estudios sea más sencillo al quitar trabas y barreras burocráticas.

Se eliminarán muchos requisitos que había, engorrosos, como la apostilla, las traducciones oficiales y los antecedentes académicos, evitando así la pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo para los estudiantes y sus familias. Se simplificará la revalidación de profesiones reguladas, como la carrera de Derecho, mientras que las profesiones no reguladas podrán revalidarse de forma casi automática’’, precisó.

Además de que habrá de facilitarse el ingreso de los estudiantes al Sistema Educativo Nacional bajo un principio de confianza, aun cuando carezcan de documentos académicos o de identidad.

El objetivo es asegurar la movilidad en todo el país de los alumnos que deseen seguir estudiando desde el (nivel) preescolar hasta la universidad. En suma, a partir de estos dos principios básicos: plena solidaridad y absoluta confianza, respaldaremos a los mexicanos que regresen del extranjero’’.

Y ordenó a Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación Pública, instrumentar seis acciones inmediatas para avanzar en los planos operativo y normativo, una vez aprobados los cambios legales.

Por ejemplo, fortalecer las acciones del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) en las plazas comunitarias ubicadas en México y en Estados Unidos para que sus beneficiarios completen la educación primaria y secundaria; esto debido a que 90% de quienes regresan al país son adultos.

A que, en coordinación con la Secretaría de Gobernación, la SEP instale módulos educativos en los 11 puntos de repatriación de la frontera norte y en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para difundir la oferta educativa.

Asimismo, implementar un programa especial para los niños y jóvenes que regresan y no dominen el español; e impulsar un programa especial para la capacitación y certificación de competencias laborales en beneficio de los migrantes que retornen.

Además de aprovechar los conocimientos de inglés de quienes regresen para que apoyen la enseñanza de ese idioma en el sistema educativo nacional; y emitir a la brevedad posible los lineamientos requeridos para hacer operativa la reforma legal.

Con estas acciones enviamos un mensaje de unidad, certidumbre y confianza a los mexicanos en el exterior’’, finalizó.