Desde la Iniciativa Privada, ciudadana o empresarial, surgen ejemplos de liderazgo que juegan papeles importantes en la lucha en contra de la violencia y es fundamental empoderarlos, consideraron especialistas en el marco de la presentación del libro Picar Piedra, iniciativas ciudadanas frente a la violencia.

A partir de los 90, se ha vivido un proceso de empoderamiento de la sociedad civil organizada.

Entre los autores de la publicación, editada por la Fundación Heinrich Böll, el periodista Marco Lara Klahr destacó casos de empresarios que, afectados por una situación particular, vuelcan su labor hacia la militancia ciudadana. Ejemplo de lo anterior, refirió, son Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro, y María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, quienes encabezan movimientos desde la Iniciativa Privada. Aseguró, no obstante, que ambos casos han sido usados por visiones autoritarias para establecer leyes de excepción o de mano dura que restringen derechos civiles .

Entre los liderazgos con visión democrática , destacó a Alejandro Martí, fundador de México SOS; Eduardo Gallo, presidente de México Unido contra la Delincuencia, y Ernesto Canales, presidente de Renace.

Consideró que un Estado democrático no puede entenderse sin iniciativas privadas que combatan la raíz estructural de la violencia. Empresas y organizaciones de la sociedad civil, aseguró, tienen mucho que hacer para reducir la exclusión social, la criminalización de los ninis, la desigualdad de género, la opacidad y la corrupción.

Rodolfo Aguirre, coordinador de Programas de la Fundación Heinrich Böll, lamentó la normalización actual de la violencia y consideró que la industria de la información vive el momento oportuno, por el cambio de gobierno, para cambiar el discurso.

leopoldo.trejo@eleconomista.mx