Durante tres décadas, el gobierno ha implementado coberturas sociales para combatir la pobreza; sin embargo, hay un problema estructural en el ingreso de las familias, lo cual impide un avance en la materia, explicó el experto en análisis de la pobreza del Coneval, Ricardo Aparicio Jiménez.

Expuso que el ingreso de las familias no ha crecido en los últimos 30 años por la falta de empleos con seguridad social, lo que se traduce en una alta tasa de informalidad.

El último informe del Coneval sobre el poder adquisitivo del ingreso en las familias reflejó un aumento de 8% en el tercer trimestre del 2014 con respecto al tercer trimestre del 2016.

El especialista del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) destacó que del 2014 al 2016, las personas clasificadas como pobres tuvieron en promedio 2.3 carencias sociales. En tanto, los pobres extremos padecieron en promedio 3.6 carencias.

El experto manifestó: Existe una alta tasa de informalidad que se asocia con empleos que no tienen seguridad social, y son temas que han estado presentes en la pobreza .

Las carencias que mide el Coneval son: acceso a la alimentación, acceso a los servicios básicos de vivienda, calidad y espacios de la vivienda, rezago educativo, acceso a los servicios de salud y acceso a la seguridad social. Las dos primeras tuvieron un alza y el resto disminuyeron en los últimos años.

Asimismo, el índice de Tendencia Laboral de la Pobreza se ha reducido entre el 2014 y el 2016, lo que significa que en este periodo bajó el porcentaje de personas que no podían adquirir una canasta alimentaria con su ingreso laboral.

El índice también refleja el poder adquisitivo del ingreso laboral de los hogares en relación con la canasta alimentaria. Si el ingreso laboral aumenta más que el valor de la canasta alimentaria, el poder adquisitivo del hogar mejora y el índice tiende a bajar , detalló Ricardo Aparicio Jiménez.

En el 2015, el Coneval dio a conocer el aumento de 2 millones de personas en situación de pobreza durante los primeros años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, al pasar de 53.3 millones en el 2012 a 55.3 millones en el 2014.

El especialista de Coneval destacó que del 2012 al 2014 la pobreza extrema tuvo una leve reducción, al pasar de 11.5 millones (9.8% de la población) a 11.4 millones de personas (9.5 por ciento).

La cobertura de servicios ha permitido la reducción de la pobreza; sin embargo, si los servicios disminuyeran, la pobreza nuevamente se dispararía, aunque las personas tienen mayor poder adquisitivo para la canasta alimentaria , señaló en tanto el politólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Esquivel.

Dijo que si no se complementa la política social con la política económica va a ser muy difícil que México pueda salir de la pobreza.

Todo apunta a que se va a reducir la pobreza extrema para el término del sexenio de Peña Nieto; sin embargo, la situación de personas pobres aumentará por el incremento en la población , mencionó.