La investigación para determinar la causa y, por tanto, el monto que pagarán las aseguradoras a Petróleos Mexicanos (Pemex) por la explosión ocurrida en el edifcio B2 podría tardar semanas, pues abrieron otra línea de investigación tras el hallazgo de una tubería que no estaba en los planos del inmueble, informaron directivos de la empresa.

En conferencia, el director corporativo de Operaciones de Pemex, Carlos Murrieta, explicó que hay tres teorías de las causas de la explosión que quitó la vida a 37 personas: una fuga paulatina de metano utilizado en el cuarto de máquinas del edifico Búfalo, ubicado al cruzar la calle; una fuga por el subsuelo desde el cuarto de calderas al interior del corporativo, y la nueva hipótesis que sustenta que había residuos gaseosos de construcciones anteriores al corporativo.

Los resultados obtenidos hasta ahora, detallaron, hacen pensar que sí fue una explosión por pequeñas acumulaciones, que luego se concentraron, de gas metano, aunque el punto por el que se escapó abajo del edificio no se conoce aún, por lo que se realizan pruebas con espectrómetros medidores de gases cada 12 horas para determinar algún peligro en el centro corporativo.

El edificio B2 fue construido en 1968 y pudo haberse cimentado sobre infraestructura vieja, como tuberías de la empresa Huasteca Petroleum y otras construcciones, por lo que los actuales planos no tenían un tubo hallado por los peritos que tenía también una manija posiblemente para abrir paso a gas.

En el peritaje, estableció el subdirector de SGS, Brian Dunagan, no se encontraron daños estructurales en el edificio, por lo que según él se descarta que la falta de mantenimiento haya tenido alguna relación con el incidente.

Sergio Martín, subdirector de Servicios Corporativos de Pemex -área responsable del mantenimiento de inmuebles-, dijo que el monto anual asignado para mantenimiento asciende a 100 millones de pesos y que la última revisión se realizó en noviembre pasado.

ARCHIVOS Y UBICACIÓN

Los archivos que contenía el edificio son transportados a la bodega Donizetti de Pemex, ubicada en Vallejo, y se ha recuperado 40% de lo que contenía información de Pemex Refinación y 100% de Pemex Petroquímica.

Antes de que concluya el mes se reubicará a los más de 2,500 empleados de los edificios B1 y B2 que permanecen sin labores y sólo acuden al corporativo para recoger sus pertenencias, explicó el director corporativo de Administración, Víctor Díaz Solís.

Las indemnizaciones para las familias de las 37 personas fallecidas se encuentran actualmente en trámite, a excepción de cuatro casos en que los familiares no las han solicitado aún.

Petróleos Mexicanos compensará también a los deudos de los tres trabajadores de Conservación de Pilotes SA (Copicosa) que murieron bajo el edificio y tres más de Corporación Mexicana de Investigación de Materiales (Comimsa) que estaban de visita de negocios en el inmueble.

[email protected]