Integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) realizaron una nueva jornada de protestas en Chilpancingo.

Primero arribaron a la Fiscalía General de Guerrero, donde pidieron la liberación de presos políticos y el cese a lo que llamaron un hostigamiento por parte de las autoridades estatales y federales a sus acciones y movilizaciones radicales para demandar la aparición con vida de los 42 normalistas de Ayotzinapa.

Luego de que el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega, entregara al Congreso local el IV Informe de Gobierno, los cetegistas se presentaron en el recinto legislativo donde se enfrentaron con policías estatales antimotines, a quienes lanzaron piedras y palos.

Los cetegistas, la mayoría con el rostro cubierto, demandaron hablar con una comisión de diputados locales para explicarles -dijeron- los motivos y alcances de su movilización.

Luego los cetegistas se trasladaron al palacio de gobierno de Guerrero, donde quemaron una patrulla de la policía estatal y otra en el estacionamiento del auditorio Sentimientos de la Nación, frente al palacio de gobierno, donde se realizaba una conferencia organizada por la Coparmex.

Los cetegistas y normalistas de Ayotzinapa esperaron la salida de los participantes en la conferencia y golpearon a Jorge Lozano, integrante de la Coparmex, a quien acusaron de hacer campaña de desprestigio en contra de una página de Internet llamada Solo Chilpo.

En otro punto, un grupo de la CETEG y de normalistas se presentaron en módulos del Instituto Nacional Electoral en Acapulco, donde se realizan trámites por el último día de renovación de credenciales de elector, y trataron de tomar las instalaciones, pero elementos de la Policía estatal y de la Gendarmería lo evitaron. Los encapuchados utilizaban playeras con la leyenda Ayotzi Vive .

jmonroy@eleconomista.com.mx