El representante del municipio autónomo de San Juan Copala, Oaxaca, Víctor Castillo, llamó a las autoridades a realizar las acciones necesarias para terminar con el cerco que se tiene en ese poblado, y que impide recibir ayuda humanitaria.

También pidió que se efectúen las investigaciones para dar con los responsables de los hechos violentos que se han registrado en la zona, como el ocurrido el 27 de abril cuando fue atacada una caravana de ayuda, presuntamente por un grupo paramilitar.

Castillo Pérez indicó que el grupo paramilitar Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui amenazó con atacar a la caravana que se dirigirá a San Juan Copala para llevar alimentos y medicinas a las familias que aún se encuentran en la zona.

Refirió que desde 1994, cuando se conformó el referido grupo, se ha registrado un promedio de cuatro homicidios anuales, en los cuales los más afectados fueron menores de edad.

El representante municipal recordó que desde noviembre pasado el grupo paramilitar tomó el recinto municipal y el camino principal, pero el cerco se intensificó en enero pasado cuando ya no se dejó pasar alimentos, agua y las balaceras se registraron todos los días .

Más tarde, información de Radio 13 Noticias indica que con un llamado de justicia, integrantes de la comunidad triqui de San Juan Copala anunciaron una nueva caravana humanitaria de observación que estaría programada para llegar el próximo 30 de mayo.

Con esta se pretende romper el cerco paramilitar en el que se encuentra la comunidad desde noviembre del 2009 y dar cuenta de las violaciones a derechos humanos que hay en la zona y que en nada han cambiado desde el ataque del pasado 27 de abril.

Incluso aseguraron que esta segunda caravana ya fue amenazada por la organización paramilitar UBISORT encabezada por Rufino Juárez, y la cual dicen es auspiciada por el gobierno del estado, para impedir que ingresen a auxiliar las familias que aún permanecen.

En esta ocasión la caravana humanitaria estará integrada por al menos 300 personas de diversas organizaciones entre las que se encuentran Amnistía Internacional, la Organización de Naciones Unidas y la Cruz Roja.

David Cilia Olmos, padre del reportero de Contralínea que acompañaba la caravana humanitaria que fue atacada denunció que las autoridades no han investigado estos acontecimientos y aseguró que esto no es mas que una muestra del desinterés por garantizar los derechos de los habitantes de San Juan Copala y de las caravanas humanitarias.

/doch