De los 72 lesionados por la explosión de una pipa de la empresa Gas Express Nieto -la cual destruyó prácticamente el Hospital Materno Infantil el pasado 29 de enero- sólo falta dar de alta a 26 y, en cuanto a la demolición del área afectada, se concretó a 100%, y se ha retirado 95% de escombros, que representan más de 5,000 toneladas, informaron los secretarios de Salud y Protección Civil del gobierno de la ciudad de México.

En conferencia de prensa, Armando Ahued Ortega manifestó que de los 26 afectados luego de la explosión, 13 son hombres y 13 mujeres. De ese total, 17 son adultos y nueve recién nacidos.

Sobre los 10 que se encuentran en estado de gravedad , el secretario de Salud, comentó que se trata de cuatro recién nacidos y seis adultos, quienes presentan un cuadro de 60 a 90% de quemaduras y algunos de ellos, incluso, con lesiones craneoencefálicas; otros 16 se ubican en calidad de estables , de quienes se espera que puedan abandonar los hospitales donde se encuentran en las próximas 72 horas.

Sobre los recién nacidos, expuso que uno fue enviado a Galveston, Texas, Estados Unidos, donde es atendido y los otros tres se ubican en el ABC de Santa Fe; sobre otros tres adultos precisó que están en Balbuena, tres en el Instituto Nacional de Rehabilitación y se sigue atendiendo a los afectados y familiares en Atención a Víctimas tanto del sector salud como de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que incluye tanatología.

En tanto, el titular de Protección Civil capitalino, Fausto Lugo García, expresó que se realizó la separación de escombros, se ha reparado 70% de los cristales que fueron rotos por la onda expansiva de la explosión y se entregaron a la PGJDF 22 tanques de oxígeno, tres de gas LP con capacidades de 1,000 a 5,000 litros que serán parte de la carpeta de investigación.

Sobre la responsabilidad de la gasera, Lugo García expresó que eso lo están resolviendo tanto la Oficialía Mayor, la Contraloría y la PGJDF.

Mientras tanto, hasta el próximo martes, dependiendo del estado de salud de Carlos Chávez, chofer de la pipa que explotó y destruyó el Hospital Materno Infantil el pasado jueves, y dos ayudantes que siguen hospitalizados, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) presentara la carpeta de investigación al TSJDF para que se determine si son vinculados a los delitos de homicidio, lesiones y daños.

rtorres@eleconomista.com.mx