Abraham Pérez Daza, hermano de un consejero de la Judicatura Federal, y funcionario en Madrid de la Agregaduría Legal para Europa de la PGR, fue el encargado de protagonizar las misiones más delicadas en el apoyo y asistencia que el gobierno de Enrique Peña Nieto dio a Humberto Moreira, expresidente del PRI detenido en España por lavado de dinero, de acuerdo con una investigación publicada por el diario El País.

Firmada por José María Irujo, la nota periodística recuerda que el gobierno mexicano instruyó a que los principales funcionarios de su embajada en Madrid apoyaran al exgobernador de Coahuila, y que Arely Gómez González, procuradora general de la República, se comunicó vía telefónica con Consuelo Madrigal, fiscal general del estado, para interesarse por el caso y conocer la posición de los fiscales españoles.

En respuesta a esta investigación, la Embajada de México en España negó, categóricamente , haber llevado a cabo gestiones para liberar al exlíder del PRI durante el proceso que enfrentó en el país europeo.

José María Irujo detalla en una publicación dada a conocer este domingo que Abraham Pérez Daza, de 39 años, es un funcionario en Madrid de la Agregaduría Legal para Europa de la PGR (Procuraduría General de la República) y hermano de Alfonso Pérez Daza, consejero de la Judicatura Federal.

Este funcionario de la PGR destinado en Madrid fue la persona que acompañó al chofer de la Embajada de México al aeropuerto de Adolfo Suárez en Madrid para recoger y recibir a Ulrich Richter, el abogado mexicano de Moreira. Viajaron en la Vanette Mercedes plateada de la legación, matrícula diplomática CD 52003, que se utiliza para trasladar a las personalidades que visitan Madrid.

El agregado Abraham Pérez Daza acompañó a Richter durante toda su estancia en Madrid y se ocupó, también, de asistir a Vanessa Guerrero (esposa de Moreira) y a sus hijas, a las que alojaron en el hotel Vincci Soho, en la calle Prado, a escasos 100 metros de la embajada.

De acuerdo con el diario, además de buscar a prestigiosos abogados españoles para atender a Moreira, los funcionarios de la embajada pidieron a la PGR que preparara con la mayor celeridad posible toda la documentación oficial sobre las causas que se abrieron y archivaron en México contra el exgobernador, acusado de dejar en Coahuila una deuda de más de 4,000 millones de dólares.