El problema que pone en riesgo la conformación del denominado Frente Ciudadano por México es la inexistencia de incentivos suficientes para mantener al PRD, PAN y Movimiento Ciudadano (MC) juntos; y, si sus dirigentes no renuncian a sus aspiraciones individuales, la alianza podría no concretarse, de acuerdo con especialistas.

El presidente de Consulta Mitofsky, Roy Campos, recordó que la principal motivación de las tres fuerzas políticas para unirse fue incrementar la posibilidad de ganar.

Consideró que el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, comenzó a impulsar este acuerdo para convertirse en candidato presidencial y vio en el sol azteca y Movimiento Ciudadano una suma.

Sin embargo, dijo, el PRD es el primero en presentar una pérdida de incentivos, cuando el jefe del Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien era uno de los principales impulsores del proyecto, comienza a cuestionarse las ganancias que para él acarreará un frente común.

Es de mencionar que el jefe capitalino ya ha declarado que de no concretarse la alianza  y existiera una propuesta por parte del PRD, se apuntaría con esta fuerza política para contender por la silla presidencial en el 2018.

“Si el Frente no se consolida, si el Frente no pudiera ser lo que nosotros estamos pensando, lo que estamos aspirando a que se consolide y a que sea, y si hubiera una invitación concreta del PRD, sin ninguna duda estaríamos con el PRD”, dijo la semana pasada Mancera durante su reporte diario de las acciones postsísmicas en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Campos dijo que la aportación más fuerte de Movimiento Ciudadano era su fuerza en Jalisco; sin embargo, el integrante de este partido y presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, se desmarcó del pacto y declaró que competirá solo por la gubernatura de este estado.

Esta película exhibe que “no hay incentivos suficientes para el PRD ni para Movimiento Ciudadano para irse en esta alianza. No basta el ‘saquemos al PRI’”, planteó.

Expuso que se vive una situación similar a la ocurrida en el año 1999 cuando Cuauhtémoc Cárdenas y Vicente Fox Quezada sostuvieron pláticas para crear una alianza electoral para ganarle la presidencia al PRI; sin embargo, fue el método de elección del candidato oficial el que rompió estos intentos entre el PAN y el PRD. “18 años después estamos viendo la misma situación”, advirtió.

De acuerdo con los tiempos electorales, la fecha fatal para el registro de convenios de coalición para las elecciones a la Presidencia de la República, senadurías y diputaciones federales es el 14 de diciembre próximo.

Al respecto, el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Nicolás Loza Otero, advirtió sobre la complejidad que implica negociar las posiciones locales en juego ante el Frente Ciudadano por México.

Es decir, la renuncia del alcalde de Guadalajara a ir en la alianza como candidato a gobernador, termina por golpear el acuerdo a nivel nacional, pese a las declaraciones públicas de Alfaro de continuar con su apoyo a la tercia de partidos en la contienda por la Presidencia de la República.

“En los hechos si le quitas a Movimiento Ciudadano lo que Alfaro representa, el poder de negociación de Movimiento Ciudadano baja mucho. Es una expresión muy clara de cómo un asunto local, en donde una alianza PRD, PAN y MC es prácticamente imposible —como en Jalisco— termina golpeando un acuerdo nacional”, señaló Loza Otero, también coordinador y autor del libro colectivo “Poderes y democracias. La política subnacional en México”, publicado por  Flacso en el 2016.

Ya el fin de semana, la presidenta nacional del PRD advertía “efervescencias” en algunos estados, como Jalisco, por el proceso de conformación del Frente.

“Nosotros estamos haciendo ese trabajo, estamos platicando con las dirigencias de los tres partidos en cada estado de la República, sabemos el ambiente, el clima que prevalece en Jalisco, en cada entidad y vamos a estar platicando, tenemos que respetar las dinámicas locales pero vamos a impulsar hasta donde sea posible el que haya una coalición total”, sostuvo Barrales desde Guadalajara.

Para Loza Otero, la única posibilidad que tiene el Frente de ser una oferta exitosa es que los dirigentes de los tres partidos renuncien a su ambición inmediata, que en caso del panista Ricardo Anaya es la candidatura presidencial, la perredista Alejandra Barrales a la Jefatura del Gobierno capitalino y el líder de MC, Dante Delgado, a tener más posiciones.