El gobierno mexicano fijó para el segundo trienio de administración cinco líneas de acción en materia de seguridad, entre ellas concretar la línea telefónica de emergencia 911 y acelerar la profesionalización de policías, especialmente de los estados del país.

Durante la Trigésima Novena Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública el viernes pasado, sus integrantes también aprobaron la prohibición de que corporaciones estatales utilicen vehículos o vestimenta que pudieran ser confundidos con aquellos que utilizan las Fuerzas Armadas.

En Palacio Nacional, el mandatario Enrique Peña explicó que una primera línea de acción será contar con policías bien preparados, que cuenten con el reconocimiento de la sociedad; en segundo término, concretar un Sistema de Respuesta Inmediata en Casos de Urgencia con el servicio del número telefónico 911; y como tercera línea de acción, apoyar con decisión la puesta en marcha del nuevo Sistema de Justicia Penal.

La cuarta línea de acción será reforzar las acciones y los controles para garantizar el respeto y protección a los derechos humanos; y finalmente el quinto eje, fortalecer la participación ciudadana en el diseño, implementación y evaluación de la política de Estado en materia de seguridad y justicia.

El político mexiquense defendió que si se comparan los primeros 11 meses del 2015 con el mismo periodo del 2012, cuando tomó la Presidencia, la incidencia delictiva se ha reducido en 12 por ciento.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, presentó proyectos para homologar las bases de datos criminalísticos y de personal de los tres órdenes de gobierno.

Otros acuerdos tomados fueron impulsar un Programa Nacional de Certificación, Calidad y Permanencia de titulares y personal especializado de los Centros de Evaluación y de Control de Confianza; así como un acuerdo para garantizar la evaluación y certificación de los integrantes de las unidades especializadas contra el secuestro.