El Partido Acción Nacional (PAN) se halla sumido en una crisis, coincidieron expresidentes nacionales del albiazul; no obstante, discordaron en la razón de la misma.

La debacle electoral ha sido bajo la dirigencia de Marko Cortés Mendoza, recién electo para un nuevo trienio, diagnosticaron los exdirigentes nacionales Damián Zepeda y Gustavo Madero.

“La estrategia (del presidente nacional) es fallida, tiene que cambiarla”, afirmó Zepeda.

Para Madero, la dirigencia nacional de su partido “no se ha dado cuenta de lo que pasó en 2018. La gente votó por un cambio y pareciera que no han entendido ese mensaje y quieren seguir en la misma lógica, sin abrirse y sin renovarse. Eso nos está costando mucho electoralmente”.

El chihuahuense consideró que el PAN “es el partido del que la gente está esperando que construya la alternativa frente a Morena, pero no lo está logrando y ese es el reto.

“Hoy la gente no se siente identificada con el PAN. Los que votan por el PAN lo hacen por el miedo a Morena y el odio a Andrés Manuel, pero no por sus propuestas, candidatos. El reto es que la dirigencia entienda eso”, indicó.

Por su parte, Marcelo Torres opinó distinto al decir que hay “fuerzas externas que pretenden debilitar” a su partido, “la oposición más fuerte que existe en México” que, sin embargo, no identifica.

A la pregunta de cómo enfrentará el PAN las elecciones los próximos tres años, en el contexto de la rendición de la plaza por parte de Marko Cortés, quien reconoció ya, un año antes, que de las seis gubernaturas en disputa en 2022 (Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas) si bien les va a los panistas apenas lograrían retener Aguascalientes, Torres respondió:

“Lamentablemente tenemos que atravesar por situaciones complejas, nada en la vida es regalado y tampoco fácil. Vamos a dar la lucha, la pelea, buscando construir primeramente al interior del partido para salir fortalecidos ante cualquier escenario político que se presente tanto para las elecciones del 22, 23 y, por supuesto, del 24”.

Torres defendió que las palabras de Cortés Mendoza fueron sacadas de contexto. “No fue, tal cual, declarar una derrota anticipada en cinco de las seis entidades, ni mucho menos. Sabemos de la complejidad y a lo que se refería era a un contexto, primero en ese momento, y sin considerar una alianza. Con la alianza cambia totalmente (el escenario electoral próximo).

“Estoy consciente de la situación compleja que se vive políticamente, pero no menos cierto es que con disciplina, orden y generosidad podemos construir al interior del partido (...) Sé que no será sencillo”.

“¿Hay crisis en el PAN?”, se le preguntó.

“La realidad de las cosas es que ¿cuándo no hemos estado en crisis?, siempre. Acción Nacional no es omiso de ello. Yo estoy con toda la disposición de contribuir para que Acción Nacional salga adelante”, completó el actual delegado político del partido en Durango, donde intenta construir la alianza con el PRI y el PRD rumbo a la disputa de la gubernatura, el próximo año.

Antes de los comicios del pasado 6 de junio, cuando se disputaron 15 gubernaturas, el PAN gobernaba a poco más de 25 millones de personas (20.06% de la población); actualmente gobierna a aproximadamente 23 millones, cifra que representa 18.44% de los mexicanos que pueblan el territorio nacional.

De los 2,469 municipios del país, por sí solo el PAN gobierna en 137 (5.5%) pero en total, ya sumadas las alcaldías que ganó en la última elección en alianza con otras fuerzas políticas, suman 427 (17.2%) las que están en su poder.

rolando.ramos@eleconomista.mx