La expresidenta del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) Jacqueline Peschard aseguró que este organismo mantiene una “deuda” con los mexicanos al no consolidarse como el principal mecanismo en el combate al cohecho en el país, lo que a su vez ha provocado que las expectativas en el sistema se hayan diluido.

“La verdad es que una de las cosas que yo puedo decir es que, y creo que lo puedo decir con justicia, con conocimiento, es que el Sistema Nacional arrancó creando enormes expectativas en la ciudadanía (...) creo que ahí se han diluido claramente el ímpetu y las expectativas en el SNA”, dijo.

En el marco de su participación en la mesa: “Desafíos en la impartición de justicia”, en el Foro Sistemas Anticorrupción: retos, perspectivas, experiencias, la académica de la UNAM propuso que se dé mayor visibilidad a la Conferencia Nacional de CPC y que ésta convoque a las organizaciones civiles a trabajar en torno al combate a la corrupción y no al revés.

Además de que se debe trabajar sobre temas concretos: “son tantos los asuntos y casos de corrupción que no es posible que se tomen en las manos todos para dar seguimiento (...) hay que trabajar en la definición de las bases de colaboración y coordinación dentro del sistema”.

Por su parte, el ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, indicó que se deben definir las funciones y definiciones jurídicas del SNA.

Pegasus, en manos de la ASF

El comisionado presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Javier Acuña Llamas, indicó que el caso del software espía Pegasus se encuentra activo e investigado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Acuña Llamas mencionó que se encontró un uso del software de manera “indiscriminada”.