Hace más de 10 años, el gobierno de Estados Unidos reportó que Jesús Héctor Palma Salazar, el Güero Palma, cofundador del Cártel del Pacífico, operó con impunidad durante largo tiempo.

En un reporte sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos, el Departamento de Estado de la Unión Americana informó que durante el 2004, hubo cuatro negaciones de extradición; pérdidas que incluyeron la solicitud de Miguel Caro Quintero, cofundador del Cártel de Guadalajara y Jesús Héctor Palma Salazar, traficantes importantes que han operado con impunidad durante muchos años .

Hacia el 2004, durante el sexenio de Vicente Fox, fueron aplicadas con fuerza estrategias antinarcóticos. El gobierno entonces reportó que dicha administración continuaba su cooperación sin precedentes con EU en la lucha contra el tráfico de drogas y otros delitos transfronterizos .

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de aplicación de la ley, México ya era el principal país de tránsito para la cocaína y un importante productor de heroína, metanfetamina y mariguana para mercados de Estados Unidos.

El Departamento de Estado reportó que para el 2005, la solicitud de extradición de Palma Salazar fue enviada nuevamente y destacó que hacia entonces ninguno de los principales narcotraficantes mexicanos había sido extraditado a Estados Unidos .

De acuerdo con información del gobierno estadounidense, Palma fue arrestado por autoridades mexicanas el 22 de junio de 1995. Permaneció en una cárcel mexicana hasta el 2007, cuando fue extraditado a Estados Unidos.

El 19 de enero del 2007, en la administración del entonces presidente Felipe Calderón fue anunciada la extradición a Estados Unidos de 11 criminales de alto perfil, entre ellos Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo; Ismael Higuera el Mayel, al mando del Cártel de Tijuana, y Héctor Palma Salazar.

Tras la extradición, Palma se declaró culpable ante una corte estadounidense y fue sentenciado a 16 años de prisión por transportar 50 kilos de cocaína. El Güero estuvo sólo nueve años aprehendido en el país vecino debido a que, al presentar buena conducta, purgó 85% de su pena.