El virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que habrá un cambio a la actual estrategia de seguridad, la cual hará uso de la inteligencia más que de la fuerza y apostará por la carrera policial.

Entre los planteamientos que ha hecho destacan la creación de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que estará encabezada por Alfonso Durazo; el retiro paulatino de las calles de las fuerzas armadas que hoy están en tareas de seguridad, en la medida que se vayan fortaleciendo las corporaciones policiacas federales y locales; la realización de foros para delinear la estrategia de los próximos seis años, así como la creación de la Guardia Nacional en la que estarían incluidas todas las fuerzas como son policías, marinos y soldados.

Ejes para construir políticas públicas para seguridad

Foros. El próximo 7 de agosto iniciarán los foros de consulta a través de los que se busca delinear la estrategia de seguridad pública del próximo gobierno federal y para recuperar la paz en el país.

En esos encuentros participarán diversas instituciones de seguridad, miembros de la Organización de las Naciones Unidas, especialistas en derechos humanos, organizaciones sociales, ciudadanas y religiosas.

Atender los problemas sociales.  Lo primero que tiene que hacer es procurar el crecimiento de la economía. Si no hay crecimiento económico, no hay empleos; si no hay empleo, no hay bienestar; si no hay bienestar, no puede haber paz y tranquilidad social.

Recuperación del campo. En buena medida, el problema de la inseguridad y la violencia se originó a partir del abandono del campo.

Atención prioritaria a jóvenes. Se les garantizará el derecho al estudio y al trabajo.

Mando Único. Como lo dice el artículo 89 de la Constitución, donde se expresa que el titular del Ejecutivo es el comandante supremo de las fuerzas armadas. López Obrador propuso asumir su responsabilidad.

Reuniones diarias. Anunció que sostendrá encuentros con los miembros del gabinete en materia de seguridad, así como cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México. En las reuniones, participarán los secretarios de la Defensa, Marina, Gobernación, Seguridad Pública, el procurador y se invitará a gobernadores, legisladores e integrantes del poder judicial.

Guardia Nacional. En una sola corporación se integrarán todas las fuerzas como son policías, marinos y soldados. Se integraría por 214,157 soldados y 55,574 marinos que actualmente se encuentran bajo el mando de oficiales del Ejército y de la Marina.

Crear la Secretaría de Seguridad Pública. El virtual presidente electo ha adelantado que volverá a crear la Secretaría de Seguridad Pública, desaparecida al principio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto. El titular será Alfonso Durazo Montaño.

Desaparición del CISEN. Propuso cambiar el Centro de Investigación y Seguridad Nacional por la Agencia Nacional de Investigación y adscribir a este nuevo organismo a la Secretaría de Seguridad Pública.

Amnistía a criminales. Esta figura será viable, pero estará supeditada a los consensos que logren con la sociedad y con las víctimas.

Ejército saldrá de las calles. Se presentará un programa para retirar paulatinamente a las fuerzas armadas de las calles. Al mismo tiempo, se buscará fortalecer las capacidades policiacas.

Inteligencia por encima de la fuerza. En su calidad de precandidato presidencial, López Obrador adelantó que su estrategia de seguridad no se sustentará sólo en la fuerza, pues está demostrado que no se puede enfrentar la violencia con la violencia.

Tecnología. Ha propuesto que durante su gobierno se hará uso de tecnología para fortalecer la capacidad de inteligencia de las instituciones encargadas de la seguridad pública.