En Baja California se llevó a cabo la consulta ciudadana sobre la llamada ley Bonilla y conocer si las ciudadanas y ciudadanos aprueban que el próximo gobierno tenga una duración de cinco años y no de dos.

De acuerdo con el Congreso de Baja California, los resultados serán enviados al actual gobernador Francisco Vega (PAN) para su publicación en el Periódico Oficial del Estado. El resultado se dará este lunes.

El sábado pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó por redes sociales que será la Suprema Corte quien defina la duración de la administración de Jaime Bonilla Valdez (Morena), gobernador electo.

“En Baja California hay una controversia acerca de si dura dos o cinco años en el cargo el gobernador electo. Lo bueno es que ahora hay Estado de Derecho y decidirá la SCJN. Antes eran dedazos y concertacesiones, aunque parece que ya se les olvidó a los conservadores”, publicó AMLO.

En ese sentido, el secretario general Nacional del PRD, Ángel Ávila, cuestionó las razones por las que el Ejecutivo federal no se pronunció contra la ley Bonilla y manifestó  que la consulta de Baja California “es un gran fracaso y una muestra del enorme cinismo del partido de Morena”.

Mientras que Alejandro Moreno, presidente del PRI, manifestó que “el Estado de Derecho no puede someterse a esquemas voluntaristas que minan a las instituciones.

“La consulta de hoy en Baja California no tiene fundamento constitucional e implica distraer el ejercicio de recursos públicos”, atajó.

Finalmente, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, criticó el proceso al considerar que vulnera la democracia del país, además de no contar con bases legales.

Resultados de Mitofsky

Con 71.1% de participación, la consulta se inclina por un gobierno estatal de cinco años, de Jaime Bonilla del partido Morena, según una encuesta de salida de la empresa Consulta Mitofsky.

Hasta las 2:46 de la tarde de este domingo, el no contra Bonilla representaba 28.9% de los ciudadanos.

La metodología de la encuesta tomó como base 452 cuestionarios aplicados a ciudadanos terminando de votar, en la que registró una tasa de no respuesta de 1.38 por ciento.