Con una tasa de fecundidad de 67.6 embarazos por cada 1,000 mujeres de entre 15 y 19 años, lo que también equivale a 1,000 nacimientos cada día, México se posiciona en el primer lugar de embarazos adolescentes entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), alertó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, el Inegi recordó que, según la estadística actualizada de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018, del total de adolescentes de 15 a 19 años, 16% reportaron un antecedente de embarazo; proporción que aumenta a 39% en adolescentes que no asisten a la escuela.

Sobre esto último, se detalló que la mitad de las adolescentes de 15 a 19 años que no asisten a la escuela, no utilizaron protección en el primer encuentro coital, a diferencia del 18% de quienes sí asisten.

El Instituto detalló que la inasistencia escolar facilita que se den embarazos a temprana edad, además de que el mismo embarazo provoca deserción escolar o bajo rendimiento.

De acuerdo con datos de la ENADID 2018, de las adolescentes que no asisten a la escuela (un millón 948,142) 9% abandonó sus estudios debido a que se embarazó o tuvo un(a) hijo(a).

Mientras que aquellas adolescentes que son madres, el 31% de las mujeres de 15 a 19 años dijeron no asistir a la escuela; condición que se presenta en 2% de quienes sí asisten.

El análisis del Inegi refirió además que la deserción escolar complica aún más la posibilidad de obtener educación en temas de sexualidad y reproducción, lo que aumenta el riesgo de concebir un embarazo a temprana edad. En relación con la actividad sexual, tres de cada 10 mujeres de 15 a 19 años han tenido relaciones sexuales. Esto se da en seis de cada 10 (57%) que no asisten a la escuela, y en 15% de quienes sí asisten.

Anticonceptivos

Al hablar sobre algún método anticonceptivo, se destaca que en quienes son sexualmente activas, se tiene que 60% de las adolescentes de 15 a 19 años emplean algún método, porcentaje que es mayor en aquellas que asisten a la escuela (72%) que en aquellas que no asisten (56%).

El Inegi añadió que el embarazo adolescente está condicionado a factores demográficos, socioeconómicos, psicológicos y de educación, sin dejar de lado que el embarazo adolescente, conlleva riesgos físicos, reduce oportunidades educativas en las mujeres, lo que a su vez genera condiciones precarias de empleo y salarios, las expone a sufrir violencia por parte de sus parejas y a ser vulnerables a una mayor dependencia en general.

maritza.perez@eleconomista.mx