Después de 10 años de lo que empezó como la llamada guerra contra el narco, hasta el pasado 1 de diciembre, y desde que el Ejército fue enviado a las calles al inicio del mandato de Felipe Calderón, en el 2006, han muerto 490 elementos de la Fuerzas Armadas, según cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En lo que va del 2016, desde enero y hasta el inicio de diciembre, se ha registrado la muerte de 22 elementos de la milicia. La primer muerte del año se suscitó el 15 de enero, en donde un sargento segundo en Tierra Blanca, Veracruz, perteneciente a la unidad de materiales de guerra, perdió la vida en un accidente automovilístico atribuido al narcotráfico.

En los últimos años se ha presentado una disminución en las bajas del Ejército, pues fue en el 2010 cuando la lucha contra el narcotráfico se encontraba en su punto más álgido, cuando se registraron 89 defunciones, siendo junio el mes con mayor bajas, con 23. En comparación, el 2007 fue el año con menores bajas, pues en total fenecieron 37 elementos de las Fuerzas Armadas.

En el 2011 las bajas tuvieron una pequeña reducción al pasar a 62; sin embargo, un año después se incrementaron nuevamente, llegando a 73 fallecidos a causa del crimen organizado. Los estados en los que se ha suscitado la mayor parte de las defunciones son Tamaulipas, Guerrero, Sinaloa y Veracruz.

En tanto que en materia de avance en la lucha contra el narcotráfico en el país, el Ejército reportó en el 2012 el decomiso de 50,367 kilogramos de mariguana, y para este 2016, hasta el 30 de noviembre, se habían decomisado 696,589 kilogramos del enervante.

En este rubro, fue el año pasado el periodo con el mayor decomiso, hasta el momento, de la actual administración, pues se incautaron 1 tonelada 116,998 kilogramos.

En cuanto al dinero retenido en operativos de la milicia, hasta el 30 de noviembre se habían decomisado 1 millón 622,859 dólares estadounidenses.

politica@eleconomista.mx