La iniciativa del Ejecutivo que precisa el procedimiento para elegir al Fiscal General de la República está en la congeladora del Senado desde hace cinco meses.

Presentada en noviembre del año pasado, la propuesta del presidente Enrique Peña fue turnada para su análisis a las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Gobernación, Reforma del Estado, Estudios Legislativos Primera, y de Estudios Legislativos Segunda, sin que a la fecha se haya emitido el dictamen.

La iniciativa forma parte del sinfín de iniciativas que la Cámara Alta no pudo concretar en el periodo de sesiones ordinario recién concluido, realizado entre el 1 de febrero y el 30 de abril.

Peña planteó modificar el artículo Décimo Sexto transitorio del decreto promulgado el 10 de febrero del 2014, por el que se reformó la Constitución para crear la Fiscalía General de la República como órgano autónomo, en sustitución de la PGR.

Los cambios sugeridos por el titular del Ejecutivo pretenden eliminar el pase automático de Raúl Cervantes, actual procurador, a fiscal, al precisar que en cuanto el Congreso declare la autonomía de la Fiscalía, el Senado iniciará el procedimiento para nombrarlo.

El artículo 102 Apartado A de la Constitución establece el procedimiento referido.

El procurador en funciones al momento de expedirse la declaratoria de entrada en vigor de la Fiscalía propone la iniciativa presidencial , continuará en su encargo hasta que el Senado designe al fiscal general, aunque éste podrá ser considerado para participar en dicho proceso.

En la exposición de motivos, Peña Nieto aclaró que presentó la citada iniciativa en atención a distintas inquietudes relacionadas con el transitorio constitucional referido (que otorga un pase automático del titular de PGR a fiscal), que han sido manifestadas tanto por legisladores como por la propia sociedad y la academia .

rramos@eleconomista.com.mx