El gobierno mexicano analiza con las autoridades estadounidenses y BP, los daños que causó el derrame de petróleo en el Golfo de México hace cinco semanas y aún no existen conclusiones al respecto, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente.

Llegamos a un acuerdo con Estados Unidos para enfrentar el problema de manera bilateral, para que no se presenten esfuerzos aislados , comentó Juan Elvira, secretario del Medio Ambiente.

Explicó que también se trabaja con los gobernadores de los estados afectados en el Golfo de México. Sin dar a conocer montos de los daños, reconoció que el daño al ecosistema afectará a todo el mundo marino.

En México, la dependencia, la Secretaría de Marina y la de Relaciones Exteriores participan con Estados Unidos y la petrolera en la determinación de los daños que causará al ecosistema el derrame del crudo; sin embargo, reconoció que será una afectación a largo plazo.

El grupo ecologista Greenpeace advirtió recientemente que la pesca en el Golfo de México se verá afectada por el accidente y recomendó no comprar productos marinos capturados recientemente.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos aseveró que la petrolera trabaja en esquemas para controlar el siniestro y que tiene que aceptar su total culpabilidad.

Mientras, Juan Elvira destacó que las empresas mexicanas se deben preparar para reducir la emisión de gases.

ehuerta@eleconomista.com.mx