El embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, afirmó que el gobierno mexicano debe generar un ambiente seguro para los inversionistas, pues la inseguridad preocupa a las compañías que buscan establecerse en nuestro país.

Pascual aseguró que tomará tiempo resolver la situación de inseguridad en México, pues se deben realizar cambios en las instituciones, como el sistema judicial mexicano; fortalecer y capacitar a la Policía Federal.

Obviamente, los asuntos de seguridad nos tienen que preocupar y tienen que preocupar a las compañías, por eso lo analizan en el proceso de hacer las inversiones y por eso es importante para México, para que ahora y en el futuro pueda tener un ambiente seguro, como dijo el Presidente, mantener el Estado de Derecho es un parte crítica , expuso.

Aunque dijo que hay cambios en la materia debido a los recursos que Estados Unidos ha entregado a México, así como el equipo y la capacitación de oficiales.

Tenemos mejor plataforma con las inversiones que hemos hecho en entrenamiento de investigadores de la Policía Federal, en grupos que han pasado por el control de confianza y equipo que se está utilizando ahora para inspecciones , expuso.

Aseguró que ambos países continúan trabajando para combatir la inseguridad, como lo hicieron con la extradición del exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva.

No hay tensión

Luego de la reinauguración de una planta de la automotriz Ford, el Embajador negó que la ley antiinmigrante haya provocado tensión en la relación de los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama, por el contrario, expuso, ambos gobiernos trabajan en una reforma migratoria.

Es una ley que ha considerado el presidente Obama que no es justa y que, por lo tanto, tenemos que hacer lo que sea posible para analizar si se puede contestar en los procesos legales, entonces aquí no tenemos diferencias y los dos estamos trabajando para hacer lo que se debe de hacer, tener una reforma de migración comprensiva en Estados Unidos , precisó.

lpadilla@eleconomista.com.mx