El gobierno de Enrique Peña Nieto encargó ya la elaboración de un Plan Integral de Atención a Jóvenes, sector de la población al que ha prometido diversas oportunidades, entre ellas de empleo y educación. El proyecto prevé obtener resultados en algunos campos en los primeros 100 días de la administración.

Los objetivos del plan son: elaborar un análisis de la estructura programática con que el gobierno federal -de Felipe Calderón- atiende actualmente a la juventud mexicana e identificar los programas que forman parte de dicha estructura y dar una opinión sobre cuáles deben mantenerse, desaparecer, fusionarse, ampliarse o reducirse en presupuesto y/o cobertura.

También se sigue el objetivo de elaborar una matriz de relación entre los compromisos del Presidente electo y los programas federales existentes que podrían emplearse para cumplirlos o elaborar propuestas de modificación a las reglas de operación de programas actuales, así como auxiliar al equipo de transición en la preparación de un diagnóstico y una prospectiva.

La elaboración del plan corre a cargo de C230 Consultores; el equipo de Peña destinó un presupuesto de 500,000 pesos del fondo para la transición gubernamental. Entre los clientes de la consultoría se encuentran las secretarías de Hacienda, Economía, Desarrollo Social y Educación Pública, según la página web de la empresa.

Como parte del proyecto encargado por el equipo de Peña se realizará un diagnóstico sobre las condiciones generales de vida y las necesidades específicas de la juventud mexicana, para lo cual se recopilará la información derivada de análisis existentes en la materia y se complementará con análisis estadísticos de encuestas periódicas públicas, como censos y conteos, además de que se priorizarán las problemáticas que aquejan a este sector de la población mexicana.

Se analizará la necesidad de proponer programas o subprogramas nuevos, y se realizará una descripción conceptual de cuáles serían sus objetivos , se lee en la propuesta técnica.

Una parte que destaca es la propuesta de priorización para la atención de compromisos asumidos por Peña Nieto, dividiéndolos en aquellos que requieren de una acción inmediata para lograr resultados en los primeros 100 días de la administración -que inicia el 1 de diciembre próximo-; los que se implementarán durante el 2013, y los que se ejecutarían durante el resto del sexenio del mexiquense.