Mientras secretarias y subsecretarias de Estado observaron avances del gobierno federal para lograr la igualdad de mujeres, activistas pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador un diálogo para construir la política de lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Durante un foro presencial en la Secretaría de Gobernación con motivo del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, Argentina Casanova, escritora, periodista y activista de derechos humanos, dijo que las mujeres en ese sector enfrentan cacicazgos a nivel local, y la prueba es que en los últimos 10 años, 63 mujeres activistas fueron asesinadas.

“No hay otra opción: que sea una política del Presidente (López Obrador) la lucha por los derechos humanos de las mujeres, contra la corrupción y la impunidad en la violencia contra las mujeres. Somos sus aliadas en la construcción de esa política, pero necesitamos ser escuchadas y dialogar”, demandó.

Nadine Gasman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), sostuvo que “es un día para hacer balances, y para (ver) lo que nos falta, sobre todo desde el gobierno de México es un día en el que nos hemos decidido poner en la palestra la escucha activa de las mujeres”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que “para que las mujeres puedan ser reconocidas en cualquier ámbito, siempre han necesitado un doble esfuerzo, tenemos que demostrar constantemente capacidad, porque no se da por hecho, tiene que ofrecer explicaciones, porque se asuma que no sabe, tiene que aceptar estar en escrutinio público constante y ser juzgadas por temas que nada tienen que ver con su trabajo”. No obstante, dijo que a pesar de estas resistencias, “las mujeres han demostrado que son capaces, porque están decididas”.

Hostigamiento 

Por su parte, Irma Eréndida Sandoval, secretaria de la Función Pública, afirmó que la denuncia es una garantía para que las mujeres tengan acceso a la justicia, principalmente en el acoso, hostigamiento, y violencia pública, privada y en la política.

“Las mujeres necesitan sentirse libres para denunciar, para monitorear y para combatir la impunidad”, dijo.

Al respecto, la secretaria Sánchez Cordero añadió: “lo que es inaceptable y tenemos que seguir luchando, es el acoso y el hostigamiento laboral, esta relación de poder entre el empleador, el jefe y la empleada para obtener de ella esta situación de favores sexuales. Es algo que hay que luchar porque es inadmisible e inaceptable”.

politica@eleconomista.mx