Eduardo Arturo Bailleres Mendoza fue destituido como director del Centro Penitenciario Aguaruto de Culiacán, tras la fuga de 49 reos, registrada el pasado jueves durante los enfrentamientos armados entre autoridades y delincuentes.

De acuerdo con medios de comunicación, el exdirector es sujeto a investigación, al igual que los custodios en turno, para determinar su responsabilidad en el hecho suscitado la semana pasada durante las balaceras que se desataron en la ciudad, en el marco de un operativo para detener a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán.

Bailleres Mendoza tenía 11 meses en el cargo, el cual asumió tras la fuga de los acusados Julián Grimaldi Paredes y Carlos Jesús Salomón Higuera, quienes salieron del recinto penitenciario vestidos como elementos de la Policía Estatal Preventiva.

La fuga de 49 reos, afirmó el titular de Seguridad Pública del estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, se realizó durante un motín, cuando los presos lograron despojar de sus armas a cinco custodios y salieron de las instalaciones.

Los prófugos, en su mayoría del fuero federal, son buscados por las autoridades. Hasta el momento, se reporta la entrega de cuatro de ellos.