La erradicación de los estigmas del sistema de justicia y sus defectos, depende del desempeño de los juzgadores federales y en consecuencia la confianza ciudadana en las instituciones, advirtió el ministro Luis María Aguilar Morales, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Al inaugurar el Curso de actualización en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, dirigido a magistrados de Circuito habilitados como Tribunales de Alzada , en el Instituto de la Judicatura Federal, dijo que la reforma penal demanda la excelencia de los juzgadores, pues México no espera menos de sus jueces federales.

Afirmó que la justicia federal está preparada para asumir a cabalidad el compromiso histórico que le ha tocado desempeñar como forjadora de la transformación de fondo que significa el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP).

Puntualizó que la magnitud y complejidad de este reto requiere de una mejora continua de los integrantes del Poder Judicial de la Federación (PJF), así como evitar caer en triunfalismos.

Debemos ser conscientes de que, hasta ahora, mediante una gran transformación de fondo, sólo hemos comenzado a revertir esa inercia, por lo que mal haríamos en llamarnos a engaño y caer en falsos triunfalismos , sostuvo.

El presidente del CJF puntualizó que el pasado 18 de junio concluyó la etapa de implementación hacia el nuevo sistema que recién comienza, lo que demanda compromiso al CJF ante la aún más larga, compleja y ardua etapa de consolidación.

Enfatizó que el progresivo éxito del NSJP requiere no sólo el perfecto enlace de todos los engranes, sino que cada uno dé lo mejor de sí. No basta con que hayamos seleccionado y capacitado a una excepcional generación de jueces especializados; es indispensable que las decisiones (...) forma de actuar y resolver se complementen con los juzgadores de alzada , dijo.

ana.langner@eleconomista.mx