El PRD comenzó a desdibujarse desde hace mucho tiempo. Figuras emblemáticas, entre ellas al menos dos de sus fundadores, renunciaron a su militancia por desacuerdos en la forma en la conducción de esta fuerza política.

Luego de 25 años de militancia en el sol azteca y de ser uno de sus fundadores tras la elección presidencial de 1988, Cuauhtémoc Cárdenas se alejó de las filas del sol azteca exponiendo profundas diferencias .

En particular las medidas que deben adoptarse para recuperar la credibilidad de la organización y de manera especial de sus dirigentes ante la opinión pública , expuso en el 2014 en una carta.

Antes, en el 2000, otro de sus fundadores, Porfirio Muñoz Ledo, renunció para postularse como candidato presidencial por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), inexistente.

Quizá la salida que evidencia a la fecha el mayor daño hecho al sol azteca es la de Andrés Manuel López Obrador. Luego de ser candidato presidencial en el 2012 bajo las siglas del Movimiento Progresista -PRD-PT y Movimiento Ciudadano- anunció que dejaba la coalición y se perfilaba a la conformación de Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Es ya con Morena cuando logra desplazar al PRD en las preferencias.

A la desbandada de perredistas en los últimos años se suman las del ex Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Alfonso Ramírez Cuéllar, Leonel Cota y Rosa Albina Garavito, una de las fundadoras.

Actualmente en el Senado los legisladores pertenecientes al PRD van en disminución, pues el grupo se conformó con 22 al inicio de la legislatura y aunque a la fecha está conformada por 19 senadores, sólo 13 de ellos continúan afiliados al sol azteca.

Mientras que Alejandro Encinas y Armando Ríos Piter renunciaron a su militancia y se declararon independientes; Mario Delgado, Zoé Robledo y Rabindranath Salazar Solorio, se pasaron a las filas de Morena y Benjamín Robles se unió al PT; Martha Tagle, suplente de Alejandra Barrales se declaró independiente saliendo de la bancada.