La defensa del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, al Ejército sobre los hechos de Iguala llegó tarde, lo que permitió que crecieran los rumores creados por los padres de los 42 normalistas de Ayotzinapa, en el sentido de que los elementos castrenses fueron cómplices del ataque y desaparición de estudiantes, opinaron expertos en temas de seguridad.

El catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana y experto en las fuerzas armadas, Guillermo Garduño, dijo que no hay antecedente de que civiles hagan una inspección en cuarteles militares, y si bien considera positivo que el gobierno federal abra el cuartel de Iguala, advierte que la decisión llegó tarde, pues ya se vulneró la honorabilidad del Ejército.

El ámbito de los cuarteles no es incumbencia definitivamente la presencia de civiles, salvo causa plenamente justificada. En este caso no veo que puedan existir elementos para dar un paso de este tipo, pero ya concedido, significa que no hay nada que ocultar.

La responsabilidad es del procurador (Jesús Murillo), que debió actuar desde el principio cuando se hicieron una serie de acusaciones sin mayor fundamento, y la Procuraduría nunca lo hizo, y el secretario de Gobernación no supo ver la magnitud del problema , afirmó.

Argumentó que no existe fundamento en la participación del Ejército en los hechos de Iguala, porque los militares tienen un protocolo que les impide meterse en asuntos del aparato policiaco.

El protocolo consiste en que acude primero el aparato policaco, que fue el momento de la detención (de los 43 normalistas), y sólo si a petición del aparato policiaco local y con la anuencia del gobernador, se puede solicitar la participación del Ejército , lo que no ocurrió en los hechos de Iguala, dijo.

Otra cosa que no tiene sentido es tratar de involucrar a las Fuerzas Armadas, porque definitivamente no participaron. (...) Hay algo que tendríamos que establecer: es demasiado tardío para hacer cualquier tipo de verificación, salvo que se haga 90 días después del acontecimiento, y los procedimientos que utilizaron los padres (de allanar el cuartel militar), no eran los conducentes. Las Fuerzas Armadas estaban obligadas a defender sus posiciones, y estas personas cometieron un allanamiento a un espacio militar, cuestión que está penada .