Si el Instituto Federal Electoral (IFE) mantiene el proyecto de su Unidad de Fiscalización, el proceso de sucesión presidencial de este año concluirá sin una megamulta como las que impuso ese órgano en el 2000 por casos que implicaron desvío de recursos y triangulación fiscal como fueron el Pemexgate y el caso Amigos de Fox.

Aunque el IFE pretende imponer una multa de 129 millones 829,948 pesos al Movimiento Progresista por (PRD, PT y MC) y multas menores al resto de los partidos por diversas irregularidades, ninguna de ellas se compara con la multa más grande que hasta ahora el IFE ha impuesto: 1,000 de pesos al PRI por desvío de 1,100 millones de pesos del sindicato de Petróleos Mexicanos para inyectarlos en la campaña del entonces candidato presidencial, Francisco Labastida.

Las multas que el IFE pretende imponer este año a los siete partidos políticos con registro por diversas irregularidades en su gasto para la pasada contienda presidencial suman 187 millones 19,583 pesos, lo que tampoco se compara con los casi 400 millones de pesos que el IFE impuso en el 2000 al PAN y el PVEM por el caso Amigos de Fox, donde se comprobó que la campaña de esos dos partidos que postularon como candidato presidencial a Vicente Fox recibió recursos de la compañía belga Dehydration Technologies Belgium, los cuales se inyectaron a la campaña a través de la asociación Amigos de Fox.

El proyecto de sanción de la Unidad de Fiscalización del IFE que se discutirá el próximo miércoles en el Consejo General plantea sancionar únicamente al Movimiento Progresista por rebase en el tope de gastos de campaña y deja exenta de sanción a la campaña del PRI-PVEM por esa misma causa.

En esa sesión de Consejo, se prevé que la discusión más álgida sea por parte del PAN y PRD, ya que consideran que fue incorrecto el prorrateo (diversificación del gasto) que hizo el PRI en su gasto de campaña, ya que la Unidad de Fiscalización del IFE únicamente contabilizó 3 millones 963,163 pesos de los 50 millones 508,891 pesos que la Unidad determinó que utilizó el PRI para adquirir tarjetas de beneficios de la empresa Monex.

LAS 3 MULTAS MÁS GRANDES

  • En el 2003 al PRI por el caso Pemexgate, con multa de 1,000 millones de pesos.
  • En el 2000, al PAN y PVEM con casi 400 millones; al PAN con 360 millones 971,039 pesos, y al PVEM con 184 millones 198,610 pesos.
  • En el 2012, el IFE sancionó al PVEM con 194 millones 372,451 de pesos por promocionar ilícitamente su imagen en revistas y una telenovela durante las campañas del 2009.

jmonroy@eleconomista.com.mx