De acuerdo con información de la DEA, Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, está implicado en el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, excandidato priísta a la gubernatura de ese mismo estado.

En un reportaje publicado por la revista emeequis, el periodista Ignacio Rodríguez Reyna informa que los documentos en poder de la DEA, que son parte del proceso penal que se le sigue en una Corte texana a Antonio Peña Argüelles, identificado por las autoridades de Estados Unidos como intermediario entre el crimen organizado y Yarrington, están incluidos en un mensaje de texto redactado por Miguel Treviño Morales, uno de los dos más importantes jefes de Los Zetas.

El diario El Informador agregó que, según la declaración del agente de la DEA, Stephen A. Parkinson, presentada el 6 de febrero, ante la Corte del Distrito Oeste de Texas, se localizó un mensaje de texto dirigido a Peña el día del homicidio de su hermano Alfonso, aparentemente en represalia por haber robado

5 millones de dólares a Los Zetas que pagarían la protección de este grupo criminal en Tamaulipas.

En el mensaje, cuyo contenido completo se encuentra como parte del juicio que se sigue contra Peña Argüelles en la Corte Oeste de Texas, Treviño Morales le exige a Antonio que devuelva el dinero y mencionan que Tomás Yarrington, junto con Eduardo Costilla, asesinaron al entonces candidato priísta a la gubernatura, Rodolfo Torre Cantú.

El agente Parkinson añade en su declaración que en el mensaje puede leerse: Mira, Mr. Toño, no te estamos llamando por un secuestro, es por el dinero que tú pediste para una persona, un político, y porque nos mintieron (...), por otro lado, tu hermano ha dicho aquí, que tú y Tomás Yarrington, junto con (Jorge Eduardo) Costilla mataron al candidato a Gobernador Rodolfo Torre Cantú, porque afectaba la construcción de negocios, el patrocinio y la protección.

De cualquier forma, él fue asesinado sin razón, su hermano permaneció y todos ustedes no cumplieron nada , agrega El Informador.

El mensaje fue enviado la mañana del 29 de noviembre del 2011 al celular de Antonio Peña Argüelles -un tamaulipeco que sirvió como prestanombres de Yarrington y lavó en Estados Unidos dinero proveniente de actividades de narcotráfico- y constituye una amenaza de muerte.

La investigación de la DEA establece que Peña se reunió en el 2008 con Yarrington varias veces en San Antonio, Texas, en una casa rentada.

politica@eleconomista.com.mx