Ante los señalamientos por la presunta malversación de recursos en el proceso de ayuda a los damnificados de los temblores de septiembre del 2017, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) insistió en negar cualquier uso inadecuado del dinero.

El titular de Bansefi, Virgilio Andrade, reconoció que sí hubo duplicidad de tarjetas que se le entregan a los afectados por los desastres naturales; sin embargo, además de que las cuentas repetidas se cancelaron —indicó—, ni un solo peso fue desviado, pues el monto de dichas tarjetas o regresaron a la cuenta concentradora del Fondo Nacional de Desastres Naturales, que se encuentra en el banco, o se entregaron a los beneficiarios.

Andrade Martínez precisó que de los 68.8 millones de pesos señalados, 34.9 millones de pesos fueron entregados a los beneficiarios, 32 millones de pesos regresaron a la cuenta concentradora de este banco de desarrollo, mientras que casi 2 millones fueron para damnificados reclasificados. Esta información se entregará a la CNBV en los primeros días de febrero próximo.

El funcionario detalló que de las 171,000 personas afectadas en el país, que han sido censadas, 91% ya cuentan con sus respectivas tarjetas donde se les deposita el apoyo, que puede ser de hasta 120,000 pesos.

FALLAS EN sensores de sismos

Ayer por la mañana, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, reportó que los sensores de actividad sísmica ubicados en Oaxaca no estaban en funcionamiento, por lo que en caso de que ocurriera un temblor proveniente de la zona, no sonarían los altavoces de la ciudad a tiempo.

El C5 detectó que algunos de los sensores sísmicos no estaban enviando señal hacia la ciudad. “En este momento los sensores sismológicos de Oaxaca no están funcionando, vamos a ver exactamente lo que está ocurriendo y a qué se debe, y en lo que nosotros podamos ayudar también desde la Ciudad de México, pues lo haremos”, dijo Mancera.