La problemática de seguridad pública, derivada de la lucha contra la delincuencia organizada, así como la vulnerabilidad de grupos sociales originaron que en el 2011 la sociedad viviera momentos difíciles en materia de derechos humanos, puntualizó Raúl Plascencia Villanueva.

Al rendir su informe de labores ante la Suprema Corte, el Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) destacó que en los enfrentamientos entre fuerzas del orden y el crimen organizado murieron 43 personas ajenas a los hechos.

Además indicó que la vulnerabilidad de ciertos grupos propició el aumento de la indignación en la sociedad.

Plascencia Villanueva informó que aumentó el número de quejas en contra de servidores públicos de los tres niveles de gobierno.

Destacó la aprobación de la reforma constitucional en materia de derechos humanos, producto del reclamo de una sociedad preocu¬pada por erradicar las violaciones a sus garantías individuales. Sin duda, la modificación al texto constitucional no podrá por sí misma resolver de raíz los abusos, aunque será un freno para quienes conciben el ejercicio del gobierno con una mentalidad autoritaria y abusiva .

Informó que durante el 2011 recibieron 29,430 quejas, un aumento significativo en la atención, que a su vez repercutió en el incremento de 50% respecto de aquellas investigaciones iniciadas por violaciones a derechos humanos durante el 2010.

Agregó que en el 2011 se emitieron 95 recomendaciones a autoridades de los tres ámbitos de gobierno.

La Secretaría de Seguridad Pública federal, la Secretaría de Salud, la Comisión Nacional del Agua, los ayuntamientos de Benito Juárez (en Quintana Roo) y de Chilpancingo y Metla¬tonoc (en Guerrero), así como el Congreso de esta entidad federativa -detalló- no aceptaron las recomendaciones.

Asimismo, relató que por primera vez se ejerció la facultad de investigación en un caso en Chilpancingo, donde se han aumentado las quejas por la realización de cateos, además de que abrieron 182 expedientes por personas desaparecidas.

mauricio.rubi@eleconomista.mx