El Instituto Federal Electoral (IFE) estima que el nivel de controversias en el actual proceso electoral será superior al de hace seis años, por denuncias de los partidos por rebase a topes de gastos, desvío y uso ilegal de recursos públicos y coacción del voto, entre otras.

Desde que inició el actual proceso electoral, partidos y ciudadanos han presentado ante el IFE más de 401 quejas por actos irregulares; en el 2006, el número fue de 806 en todo el proceso electoral. Cabe destacar que aún faltan 59 días de campaña para candidatos presidenciales y a legisladores federales, por lo que en los próximos días se podría alcanzar y superar el nivel de controversias del 2006.

El presidente del IFE, Leonardo Valdés, explicó que en el proceso de sucesión presidencial y del Congreso en el 2006 se presentaron 806 quejas, pero la autoridad electoral solamente pudo resolver 74 de los casos. Para la elección intermedia del 2009, ya con la reforma electoral, se presentaron 555 quejas y se resolvieron 498 de ellas. De octubre del 2011 a la fecha se han presentado 410 quejas más, de las cuales se resolvieron ya 261.

Es natural y obvio que durante los procesos electorales aumente el número de quejas, siempre ha ocurrido, está ocurriendo, va a ocurrir... , afirmó el consejero electoral Lorenzo Córdova.

La consejera electoral María Marván Laborde es de las más críticas de este derecho de los partidos por sobrecargar al IFE con un promedio de dos quejas al día.

El PAN ha presentado quejas contra del PRI y su candidato presidencial Enrique Peña Nieto, por supuestos apoyos de gobernadores del PRI a la campaña y por rebase en el tope de gastos de campaña.

El PRD también ha presentado quejas similares a las del PAN en contra del PRI, y éste último en contra del PAN y su candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota, por supuestamente confundir al electorado en el caso de los 3 millones de pisos firmes, y por lo que llama la guerra sucia de spots en los que acusa incumplimiento de Peña cuando fue Gobernador del Estado de México.

A través de su Comisión de Quejas, el IFE ha resuelto como infundas la mayoría de las controversias presentadas por los partidos, y sólo tres casos han sido sobresalientes, hasta ahora, por imponer multas o amonestaciones públicas.

jmonroy@eleconomista.com.mx