Bogotá.- México tiene una oportunidad "histórica" con el presidente Enrique Peña Nieto, quien trabajará por un cambio paradigmático de la política de seguridad, afirmó el ex jefe de la Policía colombiana, general Óscar Naranjo.

En una columna que escribió para el diario El Tiempo, el asesor del mandatario mexicano señaló que el nuevo gobierno busca un cambio "inspirado en la sensibilidad por las víctimas y centrado en la protección de la vida, los derechos y libertades".

"Se abre una oportunidad para aplicar lecciones aprendidas en esta materia. Lecciones que señalan, entre otras cosas, que la política de seguridad debe instalarse como una política de Estado y no de partido o de gobierno", aseveró el oficial colombiano.

Naranjo, quien logró grandes éxitos en el combate al narcotráfico en Colombia, consideró que "en buena hora" llega a México una política de seguridad "con enfoque nacional, pero concebida con el propósito de incrementar la cooperación internacional".

"Y ser particularmente solidaria con la tragedia que padecen los países centroamericanos, que esperan del Estado mexicano un liderazgo basado en acciones eficaces", añadió el también negociador en los diálogos de paz con las FARC.

Naranjo afirmó que Peña Nieto "otorga una importancia estratégica a la lucha contra la corrupción, pues entiende bien que derrotar la desconfianza ciudadana es un imperativo que genera un verdadero círculo virtuoso para cerrarle espacio al delito".

"La seguridad como multiplicador de confianza y la conducción coordinada de las instituciones y estrategias son el desafío inmediato, que, seguramente, le permitirá al gobierno que arrancó ayer acumular victorias tempranas, con la determinación de reducir la violencia y enfrentar el narcotráfico. Y probar, en un ambiente de escepticismo general, que, mientras el sistema político y jurídico vigente no cambie, no hay lugar a claudicar o desfallecer en la obligación de someter a la ley a los mafiosos, cualquiera sea su origen", apunto.

Resaltó que el saliente presidente Felipe Calderón fortaleció las capacidades institucionales del estamento militar, de la Marina y la Policía Federal, "cambios que seguramente permitirán en esta nueva etapa construir sobre lo ya construido".

"Avanzar en el mejoramiento de la competencia y eficacia de la justicia para combatir los niveles de impunidad tan cuestionados por distintos sectores de la sociedad mexicana y desarrollar estrategias diferenciales contra el crimen", concluyó.

lgl