Hay una oficina de la Presidencia de la República bastante robusta , lo que no sería un problema si la institución tuviera participación relevante en la toma de decisiones o capacidad importante para influir en políticas públicas, pero no es así, sentenció Eréndira Avendaño, investigadora del Programa de Gasto Efectivo de la organización México Evalúa.

La coautora del artículo La Presidencia de la República: Un apartado que no conoce la crisis , editado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), expuso que en la institución encabezada por el presidente Felipe Calderón se ha llegado a extremos al duplicar los puestos de personas con sueldos millonarios y al pagar más por bonos que por salarios.

De acuerdo con el Portal de Obligaciones de Transparencia, el jefe de la Oficina de Los Pinos, Gerardo Ruiz Mateos, tiene un sueldo cuya clave pertenece a la de un Secretario de Estado (205,199.05 pesos de remuneración bruta mensual), mientras que el secretario particular del Primer Mandatario, Tarcisio Rodríguez, y la coordinadora de Comunicación Social, Alejandra Sota, cobran como subsecretarios de Estado (203,564.97 pesos brutos mensuales).

Avendaño consideró que los puestos y responsabilidades de los trabajadores de la Presidencia no se equiparan con los de un Secretario o Subsecretario de Estado, como sí sucede en otras partes de América Latina, donde incluso la Presidencia tiene rango de Secretaría o Ministerio.

Opinó que el Servicio Profesional de Carrera debería aplicar para que en dicha oficina laboren las personas más aptas, pero hay discrecionalidad y el Jefe del Ejecutivo coloca a amigos o gente allegada.

Se esperaría que la Presidencia se allegara de un conjunto de personal que tuviera capacidades institucionales y políticas para ser el interlocutor con secretarios de estado, gobernadores, a nivel estatal, pero todo esto observamos que no es así. Otras presidencias en el mundo ni siquiera son tan robustas y tienen un mayor peso en la toma de decisiones en las políticas públicas , sentenció.

Recordó que en Los Pinos se ha incrementado el pago de compensaciones adicionales a la nómina y hay una tendencia a gastar más en bonos que en sueldos, por ejemplo, en el 2003 el gasto en bonos representó 100% de la nómina fija y para el 2010 este gasto alcanzó un nivel récord de 274 por ciento.

Mientras tanto, este año la Presidencia ha contratado a personal extra, tal es el caso de dos fotógrafos que acompañan a Calderón durante sus eventos públicos nacionales e internacionales. Se prevé que el trabajo fotográfico se plasme en un libro al término del sexenio.

tania.rosas@eleconomista.mx