De acuerdo con una investigación del Texas Observer, cárteles mexicanos han sido capaces de corromper a agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus iniciales en inglés).

En un informe, Melissa del Bosque y Patrick Michels revelan varios casos de infracciones de agentes de la CBP que incluyen compra de armas a grupos criminales; abuso de informantes confidenciales y aceptación de sobornos para permitir a traficantes de personas y drogas el cruce de la frontera entre México y EU.

De acuerdo con esta pesquisa, muchos de los casos de corrupción de la CPB quedan impunes. El artículo detalla que el departamento a cargo de la supervisión de la CBP se dio a conocer por acumular casos y dejarlos archivados.

Muchas veces, la oficina rechazó ofrecimientos de ayuda del FBI y otros organismos de orden público que también vigilan a los oficiales de aduanas y agentes de Patrullaje Fronterizo , declaró a Del Bosque y Michels el exdirector de la división de Asuntos Internos de la CBP James Tomsheck.

Sobre esta pesquisa, la Fundación InSight Crime reportó que de acuerdo con Del Bosque parte del modelo de negocio de los grupos del crimen organizado es tratar de corromper a los organismos de orden público que trabajan en la frontera.

InSight Crime hace referencia de un análisis del Centro de Periodismo Investigativo, el cual arroja que de 153 casos de corrupción en la CBP que la organización analizó, 52 de los agentes acusados tenían entre uno y cinco años de servicio; 47 tenían entre seis y 10 años y sólo tres tenían menos de un año de servicio.

Muchos agentes proceden de regiones fronterizas, y tienen lazos de parentesco o amistad con gente de esas comunidades.

Del Bosque dijo a InSight Crime que para reducir la corrupción, es necesario continuar los esfuerzos por investigar y procesar judicialmente a los oficiales que están bajo sospecha o que trabajan con grupos criminales.

[email protected]