Durango.- La caravana contra la violencia en México que encabeza el poeta Javier Sicilia fue recibida la noche del lunes por estudiantes y familiares de asesinados en Durango (norte), donde han sido hallados desde abril 200 cadáveres en fosas clandestinas, constató la AFP.

Cientos de personas en varios puntos de la ciudad de Durango dieron la bienvenida a la caravana compuesta por unos 15 autobuses y decenas de automóviles en los que viajaban activistas y familiares de víctimas de la violencia.

Catorce patrullas custodian a los manifestantes, así como un vehículo de la fiscalía general escolta el automóvil de Sicilia, cuyo hijo fue asesinado a finales de marzo.

En uno de los puntos en los que se detuvo la caravana un niño de siete años portaba una pancarta con la foto de su padre, cuyo cuerpo fue encontrado envuelto en una cobija recientemente en Durango, comentó a la AFP el tío del menor.

caravana

En otras pancartas mostradas se leía "No más sangre". Los activistas salieron el sábado del centro del país en un recorrido de 3.000 km con destino Ciudad Juárez.

La denominada "Caravana del Consuelo" exige un alto a la violencia del crimen organizado y un cambio de la estrategia antidrogas del gobierno bajo la cual han sido desplegados 50.000 militares.

La jornada del lunes se vio empañada por el allanamiento por parte de policías federales, presuntamente sin orden de registro, de las instalaciones de una organización no gubernamental.

El allanamiento a las instalaciones de Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, donde fueron revueltos archivos al parecer de policías implicados en supuestas violaciones de derechos humanos, fue interpretado como una "amedrentamiento" por el apoyo de la ONG a la caravana, denunciaron varias organizaciones.

Human Rights Watch demandó al gobierno mexicano el esclarecimiento del agravio, según un comunicado difundido en México.

Los participantes de la caravana pernoctarán la noche del lunes en las instalaciones de una ONG, a menos de 10 km donde han sido hallados más de 226 cadáveres en fosas clandestinas desde el 1 de abril.

Se presume que estas osamentas, la mayoría con más de un año de haber sido inhumadas, son de víctimas de ajustes de cuentas de bandas rivales del narcotráfico que se disputan Durango, como el cartel de Sinaloa y los Zetas.

En declaraciones hechas en San Salvador, en el marco de la Asamblea de la Organizaciones de Estados Americanos, que busca sentar las bases de un plan continental contra el crimen organizado, la canciller mexicana Patricia Espinosa defendió la estrategia antidrogas del gobierno.

"Lo que me gustaría enfatizar es que quienes están actuando (en México) con violencia sin precedentes son los delincuentes", dijo la ministra al comentar la caravana.

Antes de llegar a Durango, la caravana estuvo en el estado de San Luis Potosí cuyas carreteras han sido escenario de secuestros de migrantes y donde en febrero fue asesinado un agente de aduanas de Estados Unidos en un ataque atribuido a los Zetas.

La caravana llegará el martes a Monterrey, la ciudad más próspera del norte, convertida en campo de batalla de los cárteles y donde el domingo fueron hallados dos cuerpos colgados de un puente peatonal y otros tres en bolsas de plástico, con signos de mutilación.

El miércoles la caravana partirá a Chihuahua, capital del estado del mismo nombre, antes de enfilar el jueves hacia Ciudad Juárez.

En esa ciudad, de 1.2 millones de habitantes, que en 2010 registró más de 3.100 homicidios, se firmará el viernes un manifiesto por la paz.

El sábado, Sicilia cruzará brevemente la frontera para presidir un mitin en la vecina ciudad estadounidense de El Paso (Texas) junto a organizaciones de derechos humanos y de protección a los migrantes provenientes de distintos puntos del sur de Estados Unidos.

apr