El marco legal en educación es correcto, lo que se observa es una mala implementación de lo que se establece en beneficio de los docentes para que puedan cumplir su labor, opinó Jennifer O’Donoghue, directora de investigación de Mexicanos Primero.

Explicó que tras la promulgación de la reforma al Artículo 3 de la Constitución, sí hay un cambio, se ha avanzado, no necesariamente a la velocidad deseada, pero no se está en el mismo lugar que hace cinco años, advirtió.

Entre los principales objetivos de la reforma educativa están impulsar el liderazgo de las autoridades, la preparación de los docentes a través de asesorías especializadas para participar en los concursos de promoción y con base en los resultados poder obtener una plaza, mejorar el equipamiento y la infraestructura de las aulas.

“Todos los maestros tienen derecho de un tutor experimentado en sus dos primeros años de servicio y ningún estado (de la República) está cumpliendo con lo estipulado”, aseveró Jennifer O’Donoghue.

En investigaciones como ICRE 2016 y (Mal) Gasto 2013, realizadas por Mexicanos Primero, se registró que México invierte aproximadamente 20% del gasto público al sector educativo, 1 de cada 5 pesos se destina al aprendizaje, pero la distribución de recursos carece de eficacia, equidad y transparencia.

Los procesos poco transparentes en la entrega de dinero han ocasionado una brecha amplia entre las clases sociales. los niños con mayor necesidad asisten a las escuelas con más carencias, perpetuando la inequidad. Para lograr un aprendizaje incluyente es necesario invertir más en los maestros, en las escuelas y en los alumnos en situaciones más vulnerables, se plantea en el documento.

“Si bien es un proceso largo, la cooperación del gobierno, las autoridades educativas y la familia garantizaría un educación más incluyente y de calidad”, formuló Jennifer O’Donoghue.

Propuestas en las campañas electorales

Respecto de las elecciones presidenciales del 1 de julio, la investigadora consideró que se está lejos de tener una propuesta concreta de los aspirantes al cargo. “Ninguno tiene una propuesta completa de qué se va a hacer, cómo se relaciona la educación con los derechos de los niños, cómo se apoyará a los maestros o de dónde se obtendrá el financiamiento de las propuestas. Aún falta mucho para tener una conversación más seria en el proceso electoral”, indicó.

“Magisterio molesto”

El magisterio en México llega este 15 de mayo, Día del Maestro, “molesto” ante el incumplimiento de la autoridad para fomentar su profesionalización y capacitación, consideró Marco Fernández, investigador de México Evalúa y profesor de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey.

“Veo un magisterio molesto en muchos aspectos, sobre todo porque un número importante, si bien es cierto que se le está evaluando, no se le está cumpliendo lo que le prometieron: tener la formación, capacitación, la tutorías que tendrían que derivarse de las evaluaciones que les hacen”, expuso.

Algunos, precisó, consideran que están siendo evaluados de manera injusta; en este sentido, un número importante (de maestros) se siente agraviado.

Destacó que aunque no son completamente los responsables de los niveles de calidad que tiene la educación en México, tampoco “podemos ser condescendientes con ellos”, ya que es necesario que asuman una postura autocrítica de su desempeño.

Aseguró que en distintas entidades algunos docentes están presentando “el mismo” portafolio de evidencias, que es uno de los instrumentos que se utilizan para la Evaluación al Desempeño, lo que enfatizó es “una mala práctica” de los maestros.

“No son los únicos responsables de lo que está pasando en términos de mala calidad educativa, por supuesto que no, pero tampoco son completamente inocentes sobre los resultados que tiene la educación”, expresó.

Marco Fernández detalló que “las escuelas no son guarderías, sino que deben ser comunidades de aprendizaje”, lo que apela a la responsabilidad de los padres para alcanzar un nivel de la educación óptimo.

Lo que implica, aseguró, que deben involucrarse más los padres en la colaboración con los docentes y la rendición de cuentas de su trabajo, a fin de poder ir cambiando los resultados de la educación de sus hijos.

En relación con el papel del gobierno en aumentar el nivel de la educación en México, señaló que no se ha cumplido “a cabalidad” las tutorías para los maestros de Educación Básica y Media Superior, “problemas” en la pertinencia de distintos cursos para que respondan éstas a las deficiencias encontradas en los docentes y continúa el mal manejo de recursos públicos destinados a la educación, como el pago indebido a personal.

“La autoridad federal educativa se ha comportado como candil de la calle y oscuridad de la casa, porque se la pasa criticando a los estados por el incumplimiento de sus responsabilidades educativas, pero en la Ciudad de México (...) ni siquiera se ha transparentado la nómina magisterial”, ejemplificó.

En este sentido el investigador mencionó que para defender la reforma educativa se tiene que hacer “con la verdad y no con información parcial o mentiras”.