La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sugirió una reforma constitucional para que las recomendaciones sean vinculantes y de esta forma reivindicar la “procuraduría de los pobres”.

A través de un comunicado con motivo del 30 aniversario del organismo autónomo, la Ombudsperson, Rosario Piedra Ibarra, señaló que no concuerda con algunos juristas y defensores que defienden la idea de que las instituciones defensoras de derechos humanos no puedan emitir recomendaciones vinculantes, como lo establece la Carta Magna; por lo que planteó una reforma constitucional que sí lo permita.

“De hecho esa visión la recoge el artículo 102, apartado B, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), que tendrá que reformarse, el cual establece que: “El Congreso de la Unión y las legislaturas de las entidades federativas establecerán organismos de protección de los derechos humanos…, los que conocerán de quejas en contra de actos u omisiones de naturaleza administrativa provenientes de cualquier autoridad o servidor público… formularán Dirección General de Comunicación recomendaciones públicas no vinculantes, denuncias y quejas ante las autoridades respectivas…”, agregó la titular de la CNDH en el escrito.

Argumentó que la defensa de los derechos humanos en México tiene como antecedente la “Procuraduría de Pobres” promovida por Ponciano Arriaga, una propuesta que, indicó, “no se reduce a la observación y a la queja.”

“Esa es la tradición del “Defensor del Pueblo” en nuestro país, y la que hemos de reivindicar ahora, a 30 años del nacimiento de la CNDH, y del agotamiento de su modelo de operación.”, añadió.

Apuntó que la reforma propuesta es para que las autoridades acaten las recomendaciones y de esta forma reparen los daños ocasionados por sus actos, y “tener sobre todo mayor incidencia en las políticas públicas”.

kg