La organización Semáforo Delictivo alertó que durante el primer semestre del 2019 aumentaron nueve de los 11 delitos de alto impacto que monitorea.

Se trata de los ilícitos de extorsión (que aumentó 35%), narcomenudeo (17 %) , violación (12%), robo a negocio (11%), feminicidio (9%), violencia familiar (6%), homicidio doloso (4%), lesiones (4%) y secuestro (2%) que aumentaron, en comparación con el primer semestre del año pasado.

En contraparte, los delitos que bajaron para el mismo periodo fueron el robo a vehículo que redujo su incidencia 11 % y el robo a casa que disminuyó 2 por ciento.

De acuerdo con los indicadores del Semáforo Delictivo ocho entidades son las de mayor preocupación en cuanto a la incidencia delictiva que presentan.

Colima encabeza la lista ya que según el análisis de la ONG, en la entidad hay ocho delitos de alto impacto que se encuentran al doble del promedio nacional; le siguen los estados de Tabasco (7 delitos en foco rojo), Morelos (7), Zacatecas (6), Quintana Roo (6), Querétaro (6), Baja California (6) y Aguascalientes (6).

En el caso de los homicidios dolosos, por ejemplo, Colima encabeza también a nivel nacional la lista de entidades con mayor incidencia con una tasa de asesinatos por cada 100,000 habitantes de 42.

En segundo lugar se ubicó Baja California con una tasa de 35.1 y en tercero Chihuahua, con 28.1.

En este mismo indicador, los estados con menor incidencia de homicidios dolosos estuvieron liderados por Yucatán con una tasa de 0.7 asesinatos por cada 10,000 habitantes; Campeche con 3.0 y Aguascalientes con 3.6.

Santiago Roel, director de la ONG, indicó en la conferencia de prensa en la que presentó los resultados del semestre, este miércoles, que de seguir la tendencia México terminará con una tasa de asesinatos promedio de 24.

“Recordar que la tasa mundial de homicidios es de seis, es decir, estamos cuatro veces más arriba, cuatro y fracción más arriba que la tasa mundial. Latinoamérica es el subcontienente más violento y México no es la excepción”, dijo.

Por otra parte, en el caso de los secuestros, los indicadores del Semáforo precisaron que Veracruz encabeza la lista entre las entidades con mayor incidencia, con una tasa por cada 100,000 habitantes de 2.2; en segundo se posicionó Zacatecas (1.6) y en tercero Morelos (1.6).

La Ciudad de México, en donde recientemente se han suscitado casos de secuestros de estudiantes, se colocó en niveles similares a la tasa nacional para dicho ilícito que es de 0.5 secuestros por cada 100,000.

En narcomenudeo, el segundo delito que más aumentó en el semestre, Coahuila se ubicó como la entidad con mayor incidencia con una tasa de 140 eventos; Baja California y Colima le siguieron con tasas de 140 y 126 respectivamente.

En este sentido, Roel insistió en que se debe avanzar en la regulación de todas las drogas del país con el objetivo de quitarle el control del mercado a las bandas delictivas y enfocarse en la prevención de adicciones.