Agentes de la Policía Federal Ministerial detuvieron a un hombre de nacionalidad colombiana y a una mujer venezolana que llevaban US440,000 dólares americanos, presuntamente provenientes del narcotráfico, por lo que fueron arraigados para profundizar en las investigaciones.

La PGR dio a conocer que los policías lograron el pasado 30 de abril la captura de quien se identificó como Héctor Medina Bobadilla, alias Julio Martínez Velasco, cuando viajaba a bordo de un vehículo Mitsubishi en posesión de US250,000.

De acuerdo con sus primeras declaraciones, el sujeto reconoció que se trataba de dinero del narcotráfico y dio a conocer el domicilio en donde se encontraba Samia Faridis Yunis de la Hoz, presunta contadora que al momento de ser detenida llevaba US190,000 en efectivo.

Ante el hallazgo del dinero y después de su declaración ministerial, el fiscal de la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda, de la SIEDO, solicitó y obtuvo de un juez federal la medida precautoria de arraigo por 40 días en contra de ambas personas.

A los detenidos se les incautaron dos vehículos y varios teléfonos celulares, así como documentos diversos que vinculan el dinero con algunos grupos internacionales del narcotráfico, por lo que el juez federal otorgó la medida de arraigo a fin de que el fiscal de la Federación obtenga mayores evidencias y esté en condiciones de ejercer la acción penal.

Samia Faridis Yunis de la Hoz, presunta 'contadora de la organización' fue asegurada al salir de un domicilio ûlugar señalado por Martínez Velascoû, ubicado en la Calle Cofre de Perote, en la colonia Lomas de Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo, Distrito Federal.

Después de que los probables responsables rindieron su declaración ministerial, el agente del Ministerio Público de la Federación también practicó un cateo en el inmueble donde fue asegurada la mujer, en el que se localizó la cantidad de US1 millón 758,124, así como diversa documentación y teléfonos celulares.

Los detenidos fueron ingresados al Centro Nacional de Investigaciones en donde cumplirán con su arraigo de 40 días, y en caso de encontrar las evidencias suficientes, el Ministerio Público de la Federación los consignará ante un juez penal.

/doch