En el municipio de Pungarabato, donde el presidente municipal, Ambrosio Soto Duarte, renunció por negarse a poner al servicio del narcotráfico el ayuntamiento, el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales, y el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, anunciaron un segundo reforzamiento de la presencia federal en los municipios de tierra caliente del estado.

Sales Heredia se reunió el sábado con los alcaldes perredistas de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte; de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta; de Tlalchapa, Amalia Mora Eguiluz; de Tlapehuala, Anabel Balbuena Lara; de Cutzamala, Karime Benítez Flores; y los priistas de Coyuca de Catalán, Abel Montúfar Mendoza; de Ajuchitlán, Onofre Santana Chamú, y de Arcelia, Adolfo Torales Catalán.

Necesitamos romper el pacto de silencio para denunciar. Hay que decir las cosas. No vamos a decir mentiras, no vamos a decir algo que no es. Tenemos mucho tiempo viviendo así , sentenció el alcalde Ambrosio Soto Duarte, quien hace dos semanas renunció al cargo al denunciar que una banda del crimen organizado le exigió 3 millones de pesos mensuales.

El gobernador Héctor Astudillo dijo que en la reunión se dijeron cosas delicadas que no podemos decir por obvias razones . Afirmó que se escuchó a todos los alcaldes. Queremos que estos municipios que integran la región de la Tierra Caliente puedan salir de la situación de inseguridad, de la presión que ha tenido la sociedad y que salgan adelante, hemos acordado varias acciones. El gobierno federal viene con determinación para que pueda existir una ruta que haga a la sociedad en su conjunto sentir mejores condiciones , aseveró.

El comisionado Renato Sales Heredia anunció el relanzamiento del Operativo Tierra Caliente, ordenado por el presidente Enrique Peña Nieto, el 4 de diciembre del 2014, tras los hechos de Iguala. Según Sales Heredia, se enviará a otros 400 policías federales más, incluida la Gendarmería, para la protección en la región.