En un hecho sin precedentes y tras cuatro horas y media de discusión, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó, a mano alzada, dirigir una queja al presidente Felipe Calderón Hinojosa por considerar que Rafael Morgan Ríos, secretario de la Función Pública, no respondió de manera puntual a los cuestionamientos formulados por los legisladores.

Y Guadalupe Acosta Naranjo, presidente de la Mesa Directiva, dio por cancelada la comparecencia, convocada para profundizar en el análisis del Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010 , presentado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la Cámara Baja.

La propuesta fue de Armando Ríos Piter, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador del grupo parlamentario del PRD, con base en el artículo 126 del Reglamento interno.

El panista Luis Enrique Mercado se inconformó con la resolución de la Mesa Directiva y, desde su curul, arguyó que la votación previa carecía de legalidad porque no hay quórum ; de los 142 legisladores panistas, apenas unos 15 estaban presentes.

Desde hacía aproximadamente una hora y media, desde la tribuna, Esthela Damián Peralta, presidenta de la Comisión de Vigilancia de la AS F, protestó porque el funcionario trata de vernos la cara de tontos .

Para Francisco Rojas Gutiérrez, coordinador de la bancada priísta, el compareciente se burló del Poder Legislativo.

Quedó claro ante todo el mundo que no hubo una contestación adecuada a las preguntas que hicieron los legisladores. Es improcedente que venga el señor, haga el juramento de conducirse con verdad y no conteste ninguna de las preguntas. Se burló del Congreso. Vamos a acudir en queja ante el Ejecutivo porque no cumplió con los objetivos de la comparecencia .

[email protected]