Organizaciones empresariales y partidos políticos mantuvieron las críticas a la recién aprobada Ley de Educación del Estado de Puebla, al considerar que violenta la certeza jurídica y el principio de libertad de cátedra.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de la entidad cuestionó que con dicha ley “se pierde la oportunidad de crear un esquema con visión de futuro y atenta contra la certeza jurídica”.

El Comité Directivo Estatal del PAN anunció que impugnará la ley ante los tribunales correspondientes, ya que -argumentó- atenta contra las instituciones de educación, la libertad de cátedra y el principio de legalidad.

La dirigente panista en Puebla, Genoveva Huerta, exigió al gobierno de la entidad y al Congreso local “dar marcha atrás” a la nueva normativa al considerar que ésta ejerce control, censura y vulnera el derecho de autogestión y decisión sobre el destino de los recursos obtenidos lícitamente por las escuelas particulares.

En contraste, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, al ser cuestionado sobre las acciones que llevará a cabo el PAN en contra de la Ley de Educación respondió: “No me tiemblan las piernas” y manifestó que su gobierno tiene “una visión de izquierda”.

Mencionó que respeta la opinión del senador Ricardo Monreal, quien dijo que la norma no se apega a la Constitución ni a la Ley General de Educación. Cabe destacar que ambos políticos pertenecen al partido Morena.