Cientos de personas semidesnudas, simulando ser toros de lidia, con banderillas en su espalda y sangre artificial derramándose por su espalda, se manifestaron este domingo en Ciudad de México para demandar que se prohíban a los espectáculos taurinos, por considerarlos un acto de crueldad hacia los animales.

La protesta fue organizada por la asociación Anima Naturalis, la cual sostuvo, en base a una encuesta realizada por la firma local Dinamia, que el 75% los habitantes de la metropoli "está a favor de la abolición de la tauromaquia por considerarla un espectáculo violento".

"La tauromaquia en México cobra la vida de aproximadamente 9,000 toros y 400 caballos cada año", añadió Anima Naturalis al subrayar que, según distintos estudios, aquellos que participan en "actos de violencia hacia los animales son más proclives a cometer actos de violentos hacia seres de su misma especie".

En la ciudad se localiza la Plaza de Toros México, una de las más grandes del mundo, escenario por el que han desfilado los más afamados toreros y que cuenta con un público cautivo que acude todos los domingos, entre ellos políticos y acaudalos empresarios.

En el Legislativo de la capital mexicana se han discutido al menos dos proyectos de ley para prohibir las corridas de toros, pero no han progresado.

El pasado jueves entró en vigor una ley que castiga hasta con seis años de prisión a quienes cometan actos de crueldad contra los animales en Ciudad de México y no se hicieron excepciones para las corridas de toros.

Algunos grupos defensores de los animales han amagado con presentar denuncias contra toreros en el marco de la corrida de este domingo y la del martes, cuando la Plaza México celebra su 77 aniversario.

klm