El presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó la mañana de este viernes una polémica propuesta aprobada por el Senado en la víspera para extender dos años el mandato del titular de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), con el argumento de que serviría para impulsar una profunda reforma del poder judicial.

El magistrado Arturo Zaldívar, un jurista quien lidera el máximo tribunal desde enero del 2019, ha confesado tener coincidencias ideológicas con el presidente, quien a su vez define al alto funcionario como un hombre íntegro en quien confía. Su gestión debería terminar a fines del 2022.

Aunque la ampliación de su mandato fue aprobada el jueves por la Cámara Alta, de mayoría oficialista, aún debe ser avalada en la Cámara de Diputados, también controlada por el partido de López Obrador, Morena, y sus aliados.

La iniciativa, que ha sido tildada de inconstitucional por opositores, se sumó a la aprobación de una serie de leyes para reformar el Poder Judicial con el objetivo de evitar prácticas de corrupción y nepotismo en esas instancias, según ha dicho el propio mandatario, en el poder desde diciembre de 2018.

Urge una reforma al interior del Poder Judicial, si esta ley o ese ordenamiento lleva ese propósito, yo estoy de acuerdo. Es más yo envié la iniciativa", dijo este viernes AMLO.

"Si eso garantiza que va a haber la reforma yo estoy de acuerdo", añadió sobre la extensión del mandato de Zaldívar.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF), presidido por el magistrado, aclaró el jueves en un comunicado que no estuvo involucrado con dicha iniciativa y que esperará a la votación de la Cámara de Diputados para pronunciarse al respecto. Zaldívar no hizo comentarios públicos.

El senador Damián Zepeda, del Partido Acción Nacional, advirtió que la medida podría abrir la puerta a más intentos de ampliar mandatos, incluido el de la presidencia. "Morena busca hacerse del poder por medio de una ilegalidad", afirmó en Twitter.

La Suprema Corte avaló en 2020 una consulta popular sobre eventuales juicios a expresidentes impulsada por López Obrador contra sus antecesores y que se celebrará en agosto.