El presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó al titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, a ajustar al alza los sueldos de médicos y enfermeras que laboran en zonas más alejadas y marginadas del país.

En el municipio Benemérito de las Américas, localizado en el extremo oriente de Chiapas, en la Selva Lacandona, López Obrador dijo que esta tarea debe realizarse en menos de un mes.

“Vamos a establecer un sistema de pago distinto y un tabulador nuevo: que el que prefiera estar en Tuxtla o en la Ciudad de México o en Villahermosa pues que se quede allá, es su derecho, estar donde quiera, pero el que venga de pediatra aquí a Benemérito” va a ganar más.

“Y esto quiero, Zoé, que se aplique de inmediato, ya, que en menos de un mes esté establecido. Ni modo que vayan a decir los del sindicato que no. ¿Oh hay que pedirle permiso?”, resaltó el primer mandatario.

El primer mandatario comentó que donde haya más pobreza debe haber mayor atención para el pueblo, por lo que ofreció cuatro acciones para alcanzar ese objetivo: abasto de medicinas, más médicos y enfermeras.

Además refrendó su compromiso de fortalecer el sistema de salud en todo el país, pues “donde hay más marginación y pobreza está peor el servicio”, al tiempo que observó que no es culpa del personal sino una herencia.

Eso tiene que cambiar, donde haya más pobreza debe haber mayor atención para el pueblo, destacó al ofrecer cuatro acciones para alcanzar ese objetivo: abasto de medicinas, más médicos y enfermeras, así como el apoyo a la infraestructura hospitalaria y basificación del personal antes de que concluya su sexenio.

kg