El presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció que su gobierno dará protección a Mario Aburto y sus familiares si revela detalles adicionales sobre el homicidio del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio Murrieta, ocurrido el 23 de marzo de 1994 en Tijuana, Baja California.

Durante su habitual conferencia de prensa, que esta vez se llevó a cabo en Mérida, Yucatán, López Obrador indicó que estaría dispuesto a considerar un asunto de Estado si Aburto tiene una nueva versión del magnicidio ocurrido en 1994. Pidió al subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, que hable con los familiares de Aburto. 

“Si la familia del señor Aburto, y él mismo, tienen algo que decir sobre su proceso que signifique otra versión sobre los hechos y si él puede expresar, probar, que fue torturado, que está amenazado y que por eso ha guardado silencio, si es que existe otra versión, el Estado mexicano lo protegería, porque a nosotros sí nos interesa mucho el que no haya ninguna duda, ninguna sospecha sobre este lamentable asesinato de Luis Donaldo Colosio. Fue una vileza lo que le hicieron, entonces sería un acto de justicia y por lo mismo es un asunto de Estado si él estuviese dispuesto a contar su versión. Se le brindaría toda la protección a él, a su familia, si tiene algo que aportar. 

“Ahora, si las cosas sucedieron como están en el juicio, lo único que nosotros estamos obligados a hacer es que no se le violen sus derechos humanos y eso es un compromiso”, afirmó.

Por su parte, la secretaria de Seguridad federal, Rosa Icela Rodríguez, negó que Mario Aburto esté incomunicado o incluso desaparecido como aseguran sus familiares. La funcionaria argumentó que el reo actualmente realiza estudios de derecho.

“El señor Aburto está recluido en este penal federal. Al momento no está incomunicado, absolutamente está en buen estado de salud, y estamos revisando con los jurídicos cuál será la respuesta a la recomendación que ha hecho la CNDH”, dijo Rodríguez. 

Expresó que Aburto nunca ha estado incomunicado, al grado de que tiene la oportunidad -dijo- de comunicarse con sus familiares y otras personas de manera constante. Argumentó que incluso la CNDH tiene conocimiento de esto.

jorge.monroy@eleconomista.mx