El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dijo el lunes que su Gobierno intentará detener a Ovidio Guzmán, uno de los hijos del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán, pero sin poner en riesgo a la población.

La semana pasada, soldados detuvieron brevemente y luego liberaron en Culiacán, en el estado Sinaloa, al joven narco, pero el Gobierno decidió liberarlo argumentando que prefería privilegiar la seguridad de los habitantes y evitar una masacre.

"Nosotros no vamos nunca a optar por la guerra, por la confrontación o por el uso de la fuerza. Lo que nos importa es la vida de las personas", dijo el Presidente en su conferencia de prensa matutina.

Funcionarios de alto rango dijeron la semana pasada que sobre Ovidio Guzmán había una orden de aprehensión provisional así como una solicitud de extradición por parte de Estados Unidos. Sin afirmaron que el operativo para detenerlo formalmente falló porque la orden de captura no fue emitida a tiempo.

López Obrador dijo que con el tiempo la gente de Culiacán, Sinaloa, podrá juzgar si fue buena o mala la decisión de evitar la confrontación y preferir proteger la vida de las personas, en vez de la detención de un presunto delincuente.

El Presidente afirmó que tiene la conciencia tranquila y sabe que se actuó de manera correcta, por lo que su gobierno seguirá atendiendo las causas que originan la violencia en lugar de recurrir a las estrategias fallidas de los gobiernos anteriores.

“Nuestros adversarios, los conservadores corruptos, aplicaron una política de confrontación y violencia para garantizar la paz y la tranquilidad y esa política insensata e inhumana produjo más violencia, mucho sufrimiento y masacres”, acusó el mandatario.

Expuso que había de decisión de arrasar y lo muestran los datos. Al registrar que fueron más los muertos que los heridos y los detenidos.

López Obrador agregó que desde un principio dijo que se iba a cambiar esa política y no arriesgar la vida de la gente y él avaló la decisión porque “un gobernante, un dirigente puede poner en riesgo su vida, pero no tiene derecho de poner en riesgo la vida de los demás”.