El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que tras la detención del general Salvador Cienfuegos no habrá “una limpia” de la Secretaría de la Defensa, ya que no se puede juzgar a la dependencia por el comportamiento de una persona.

“No se puede por un mal comportamiento, en el caso de que se demuestre, no se puede juzgar a priori. No tiene porque haber protección, pero aun en ese caso de que resulte responsable, no es lo mismo la conducta del general que de una institución como la Secretaría de la Defensa”.

El representante del Ejecutivo federal señaló que hasta que se demuestren las pruebas, se tomarán las medidas para sancionar a los responsables y si se mantienen en activo, serán retirados de sus cargos y sometidos a juicio.

Asimismo, el mandatario aseguró que desde que es presidente de la República no se ha permitido la intromisión por parte de Estados Unidos en los asuntos de México, y agregó que ha planteado al gobierno estadounidense ser respetuoso con los asuntos nacionales.

“Lo que sin duda está mal es que dos importantes funcionarios de México, encargados de la seguridad del país, están detenidos en Estados Unidos acusados de vinculación con el narcotráfico. Es una señal inequívoca de la crisis, de la decadencia del régimen que ya está por acabarse”.

rrg