Andrés Manuel López Obrador, ex candidato de la izquierda a la presidencia de México derrotado en dos elecciones, encabezará una multitudinaria asamblea en Ciudad de México en la que ratificará su denuncia de fraude electoral y no se descarta que llame a formar un nuevo partido.

López Obrador fue derrotado en la elección presidencial del 1 de julio por Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que obtuvo 38.2% de los votos contra 31.6% del izquierdista, quien sin embargo se ha negado a reconocer el triunfo de su oponente, ya avalado por el Tribunal Electoral de México.

Al igual que tras la elección de 2006, cuando el presidente saliente Felipe Calderón, se llevó el triunfo con una diferencia menor al 1% de los votos, el polémico líder de la izquierda mexicana se apresta a encabezar una movilización nacional y a realizar acciones de "desobediencia civil pacífica".

La concentración tendrá lugar en el Zócalo de la Ciudad de México, sitio emblemático de la izquierda mexicana y donde López Obrador reunía, en el conflicto postelectoral de 2006, a cientos de miles de simpatizantes.

Sin embargo, a diferencia de 2006, la derrota por más de seis puntos en la elección pasada y las poco consistentes denuncias de fraude electoral dejan a un López Obrador "más debilitado", comentó a la AFP José Antonio Crespo, historiador del Centro de Estudios en Docencia Económica.

Pese a ello, añade Crespo, López Obrador aún cuenta con el capital suficiente de seguidores para "continuar como líder vigente" y con miras a su candidatura para 2018, lo que podría desatar divisiones en la izquierda, en la que otros rostros, considerados más moderados, como el jefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard, despuntan para la próxima presidencial.

Versiones apuntan que el anuncio dominical del izquierdista será su llamado a convertir a su organización Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en un nuevo partido político, y así separarse de su alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

"Saludaremos la vía que él asuma. Estaría en toda su libertad de hacerlo (...) estoy seguro que vamos a seguir trabajando llame o no a la conformación de un nuevo partido", comentó el pasado viernes Jesús Zambrano, líder del PRD.

En las redes sociales, el rumor de un nuevo partido de izquierda desató reacciones entre militantes de la izquierda, que empezaron a circular la leyenda "Yo me quedo con PRD".

En las últimas semanas, han surgido aparentes divisiones al interior de la izquierda en torno a López Obrador, principalmente luego del que el PRD anunció que respetará el fallo del Tribunal Electoral que validó el triunfo de Peña Nieto, con el que se tendrá una "relación institucional" durante su mandato.

La coalición de izquierda había reclamado al Tribunal Electoral declarar inválida la elección por la supuesta compra de más de cinco millones de votos por parte del PRI, lo que fue desechado de forma unánime e inapelable, y Peña Nieto fue declarado presidente electo el pasado 31 de agosto para tomar posesión el 1 de diciembre próximo.

EISS