El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que la relación de su gobierno con los empresarios ha sido buena y respetuosa, al tiempo que destacó que, a pesar de la crisis económica generada por el coronavirus, la mayoría no despidió a sus empleados; cumplen con sus contribuciones; aceptaron aumentar en 20% el salario mínimo y decidieron voluntariamente aportar más para pensionar mejor a los trabajadores.

Mientras que los hospitales privados ayudaron a enfrentar la pandemia, al igual que las televisoras apoyan en la transmisión de clases por radio y televisión a 30 millones de estudiantes.

“No tengo más que decirles: gracias en nombre del gobierno y de nuestro pueblo”, expresó a todos ellos.

En este Segundo Informe de Gobierno, el tabasqueño también resaltó sus buenas relaciones con Estados Unidos y los pueblos y gobiernos del mundo.

Como ejemplo de ello, recordó que julio pasado entró en vigor el nuevo tratado comercial con Canadá y Estados Unidos (T-MEC), acuerdo que “significa impulsar las actividades productivas, conseguir más inversión extranjera, crear más empleos y lograr más bienestar para nuestro pueblo”.

Además de recordar que durante su visita a Washington para reunirse con el presidente Donald Trump, hubo un trato respetuoso “y elogió a nuestros paisanos que viven y trabajan honradamente en Estados Unidos de América”, señaló el mandatario.

En este contexto internacional, López Obrador aseveró que México se apega a los principios constitucionales de no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias y cooperación para el desarrollo, para finalmente recordar que nuestro país fue el que más votos obtuvo para formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU.